sábado, 20 de enero de 2007

Madam President? Hillary se decide


No creo que la noticia haya sorprendido a nadie, pero finalmente Hillary Rodham Clinton lo ha hecho oficial: intentará ser la primera mujer en llegar a la presidencia de los Estados Unidos de América.

¿Perspectivas? A primera vista, inmejorables. Altísima popularidad nacional, ocho años de experiencia en la Casa Blanca y un tirón tremendo entre el electorado femenino, que es básicamente el grupo demográfico que hace ganar las elecciones al Partido Demócrata. La resignada actitud de Hillary tras aquel feo asunto de que su marido tuviera una aventura con una becaria en la Casa Blanca le hizo ganar muchos puntos entre las mujeres, especialmente entre aquellas damas conservadoras que antes la tenían mucha rabia por motivos tan poderosos como que no tomara el apellido de su marido después de casarse.

Hillary, tan feminista y tan liberal cuando su Bill llegó al poder, se ha ido suavizando con los años y realizará una campaña muy templada. Nada de estridencias que ahuyenten el voto moderado o independiente. Hablará mucho de Seguridad y Defensa, de una retirada escalonada de Irak, subida de las pensiones... pero no estropeará sus posibilidades defendiendo causas liberales como la abolición de la pena de muerte o los derechos de los homosexuales.

El favorito (y Hillary es sin duda la favorita) siempre lleva ventaja a la hora de recaudar donaciones y conseguir apoyos, pero también se ve obligado a realizar una campaña cauta porque tiene todo que perder. El resto de los candidatos aspiran a ser "la revelación", y para salir en los medios tienen que proponer todo tipo de arriesgadas e innovadoras iniciativas. Que nadie espere eso de Hillary, al menos durante las primarias. Es la favorita y querrá arriesgar poco y mantener su ventaja, como ya le vimos hacer en las últimas elecciones al Senado. Sabe que por ahí pasa el camino de regreso a la Casa Blanca, pero esta vez quiere ir en calidad de legítima dueña.

No hay comentarios: