martes, 6 de febrero de 2007

Giuliani a toda mecha


Pues sí, se ha confirmado, el ex-alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani va totalmente en serio con esto de intentar el asalto a la Casa Blanca. En los próximos días presentará ante la Comisión Federal de Elecciones los papeles necesarios para convertir su actual "comité exploratorio" en una campaña en toda regla.

Arrasa en las encuestas nacionales, muy por encima de Hillary Clinton, pero la cuestión principal es saber si será capaz de hacerse con la nominación republicana. Pro-aborto, pro- matrimonio gay, pro- control de armas... con la derecha religiosa más fuerte que nunca, Giuliani va a sudar para obtener la candidatura en la Convención Nacional Republicana en St. Paul, Minnesota. Tanto es así que hay algunos que dicen que, en caso de perder las primarias, podría considerar incluso participar presentarse como independiente.

Giuliani ha sido bastante discreto en este inicio de campaña, pero como favorito ya iba siendo hora de que se moviera. En su pugna le ha salido un aliado inesperado, el ultraconservador canal de noticias Fox News. Para sorpresa de muchos, la televisión de Rupert Murdoch está dándole muchos mimos, muchos más de los que da (por poner un ejemplo) a John McCain.

Su asignatura pendiente es conquistar a los votantes socialmente conservadores, como los evangélicos, que hoy por hoy constituyen la espina dorsal del Partido Republicano. Ya lo está intentando, matizando su posición con respecto al aborto de una forma muy sibilina: n

La Corte Suprema legalizó de facto el aborto con la sentencia Roe v. Wade y alguna que otra más. Giuliani, como no puede oponerse a algo que ha apoyado tantas veces, ha pasado ahora a decir que la Suprema no cuenta con la autoridad para pronunciarse sobre el tema, que debería quedar en manos de los estados. Esto, en la práctica, es hacerle el caldo gordo a los antiabortistas, porque abre la puerta a una ilegalización del aborto en los estados mayoritariamente conservadores del Sur... otro buen ejemplo de que en una campaña presidencial estadounidense, ningún candidato pronuncia una palabra a la ligera.

No hay comentarios: