domingo, 3 de junio de 2007

Y después de Fred, ¿qué?

Gracias a Boni A.G., de la República Dominicana, que me ha dado la idea para este post.

Aunque no me gusta repetir el protagonista del post anterior, es importante dar respuestas a la pregunta que todo republicano se hace en estos momentos: ¿cuál será el impacto de la entrada de Fred Thompson en la carrera presidencial? Podría ser mucha, o eso al menos creo yo. Es cierto que el actor llega tarde, sobre todo en términos de recogida de donaciones, pero cuenta con muchas cualidades enormemente presidenciales:

  • Popularidad: es lo que los estadounidenses llaman name recognition, o lo que es lo mismo, que cuando el votante escuche el nombre del candidato sepa quién es y qué cara tiene. En esta campaña probablemente sólo Hillary Clinton contaba con esa cualidad desde un principio. El resto de los candidatos tienen que gastar mucho dinero y esfuerzo para que conozca su nombre hasta el granjero menos interesado en política que vive en un pequeño pueblo de Dakota del Norte. Este es un problema que Thompson no tiene, gracias a su trabajo como actor su cara es ya conocida así que puede saltarse la parte de la campaña que normalmente se usa para "presentarse" y pasar directamente a sus propuestas. Ahorra dinero y es muy efectivo, a ArnoldSchwarzenegger le salió muy bien.
  • Experiencia: A pesar de todo su glamour hollywoodiense, Thompson es todo menos un recién llegado. Pasó ocho años en el Senado y conserva grandes contactos en el aparato del partido. No perdió la reelección, decidió no presentarse.
  • Reagan: en estas Primarias todos los candidatos se pelean por ver quién se parece más a RonaldReagan, el último gran héroe del partido republicano. ¿Quién podría disputarle ese título a Fred Thompson? Actor, divorciado, religioso, conservador, gran orador... Un simbolismo que le puede favorecer mucho.
  • Conservadurismo: aceptémoslo, la derecha religiosa más conservadora sigue siendo el grupo más fuerte del partido republicano. Giuliani no es su tipo en absoluto, llevan años peleados con McCain y desconfían de los radicales cambios de opinión de MittRomney. Thompson puede ser su hombre: religioso, partidario del poder de los estados frente al Gobierno Federal, pro- guerra de Irak, anti- control de armas... Su posición contra el aborto sigue sin ser la mejor para ellos, pero es uno de los suyos.
  • Encuestas: un sondeo entre votantes de primarias republicanas revelaba hace poco que un espectacular 60% deseaba tener más candidatos, mientras que sólo un 40% estaba satisfecho con los actuales. Para hacerse una idea del nivel de descontento, se puede señalar que en la misma encuesta un 80% de los votantes demócratas no veía la necesidad de tener más opciones que las que ya hay abiertas. Thompson podría ser esa nueva figura que tantos republicanos están buscando.
Ahora tiene que trabajar duro en Iowa y New Hampshire, y convencer a los grandes donantes del partido de que se ha metido en esto para ganar. El dinero es importante y tiene mucho terreno que recuperar. Veremos si se conforma con que McCain le lleve de vicepresidente (son grandes amigos) o si espera dar la sorpresa del año. Una cosa es segura, su llegada hace aún más interesante esta carrera.

No hay comentarios: