domingo, 15 de julio de 2007

McCain, al borde del abismo


Tras los lamentables resultados en la recaudación del 2º trimestre, la campaña de John McCain no ha conocido un día bueno. Desplome en las encuestas, guerra abierta entre asesores. Desde hace dos días, se suceden las dimisiones, que comenzaron tras el despido y reemplazo del mismísimo director de la campaña, Terry Nelson . La campaña gasta mucho, ahorra muy poco y desde que comenzó, sus cifras en intención de voto van en una cuesta abajo continua. La llegada de Fred Thompson ha sido probablemente el golpe final...

Hoy mismo, en una entrevista en ABC, McCain ha dicho que "a no ser que le ataque una enfermedad terminal" no abandonará antes de que comiencen las primarias. Habrá que ver eso...

De propina: hablando de abandonos, el ex-gobernador de Virginia Jim Gilmore ha anunciado su retirada de la carrera. De cualquier forma, ¿quién se acordaba de que se presentaba?

1 comentario:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El motivo principal del descalabro de John McCain es su ciega apuesta por una carta perdedora como era el proyecto de reforma migratoria del Senado. Ha chocado con sus bases. Con las que ya la relación siempre fue de amor-odio.

En segundo lugar hay un factor que debemos tener en consideración. Todos los rivales (los más importantes) que enfrenta McCain en las primarias republicanas,e stán actualmente "desempleados". Tienen todo el tiempo del mundo para dedicarse de lleno a la campaña. Mientras McCain no ha querido descuidar su participación en los debates del Senado, los cuales desgastan a uno y hacen que proyecte una imagen que nos e corresponde con la de unc andidatod e futuro. La popularidad del Congreso está en el 15% ahora mismo. Es el peor sitio dodne un candidato presidencial puede pasar su tiempo. Él es uno de los rgandes líderes morales del Senado, pero esa imagen no es la que queire el votante para elegir a su nuevo presidente.

Seguramente el momento de McCain ya pasó. Yo era de los que pensaba que iría de menos a más pero ha sido alr evés. De hecho mcuhos lo considerábamos el canddiato apoyado por la Administración Bush y, por consiguiente, por el aparato del partido. Seguramente así lo sea, o lo haya sido. Y tal evz no es la posición en la que más a gusto se haya sentido nunca. A él siemrpe el gustó ser un "underdog". Lo fue en 2000. Este año ha tenido que correr siendo el presumible "front-runner" y no ha sabido hacerlo.