viernes, 14 de septiembre de 2007

Edwards presidencial


Genial golpe de mano de la campaña de John Edwards. No suelo echar piropos a los candidatos pero esto me parece un movimiento político de primer nivel.

Esta noche, el presidente Bush dará un discurso televisado a la nación, más que probablemente sobre Irak, para hablar de los grandes progresos que se han hecho y presionar a los demócratas del Congreso para que voten a favor de enviar más dinero para la guerra sin exigir una fecha de retirada. Pues bien, nada más acabar, John Edwards le dará la réplica en MSNBC, exigiendo la retirada total e inmediata.

Observemos lo excelente de la jugada: en primer lugar John Edwards da un paso de gigante para adquirir una cualidad imprescinble, la "presidenciabilidad". Edwards se convierte en "la oposición", en singular, la voz que se alza frente a la del Presidente, a su mismo nivel. Es un paso más en una estrategia de campaña que pasa por presentar a Edwards como el candidato con más opciones para ganar las generales, capaz de ganar en el Sur y de conectar con la América de los valores familiares.

Además, es una buena estratagema para darle impulso a la siempre alicaída recaudación de fondos de Edwards. En la convocatoria que ha hecho la campaña dejan bien claro que "El presidente Bush estará en todas las cadenas gratuitamente, pero nuestra campaña tendrá que pagar por el tiempo en MSNBC para que John Edwards pueda rebatir las políticas fallidas del Presidente. Por favor, piensa en hacer una donación a la campaña para pagar los gastos del discurso de esta noche y para ayudar a que la campaña de John siga creciendo". Si hay algo en que los demócratas están de acuerdo es en que no les gusta la guerra y en que no les gusta Bush, así que no dudo de que muchos se rascarán el bolsillo sorprendidos por esta iniciativa tan fresca. ¡Y por cierto! Esto hace polvo a Barack Obama, que pensaba ser el rey del día con su discurso sobre Irak.

Quien pueda verlo, estará hoy en MSNBC a las 21:00 hora de la Costa Este, las 3:00 hora española. Creo que esa es la hora del discurso de Bush, al que seguirá inmediatamente el de Edwards. Después, el candidato estará en el show de Larry King. También aparecerán en el programa para analizar el discurso del Presidente: Obama, Rudy Giuliani y John McCain.

6 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Veo un pequeñod efecto en la jugada de Edwards. Que la MSNBC no la ve ni Dios xD Es elc anald e noticias menos visto.

Anoche el Presidente se los comió a todos. Hace tiempo que no lo hacía.

Cormac Milius dijo...

El principal problema que tiene USA ahora mismo es de imagen.Y no es pequeño sino tirando a monumental.Los americanos deben mirar al futuro y pensar si les merece aislarse del resto del mundo o si,como decìa Clinton,una potencia hegemónica tiene unos deberes que cumplir con los demàs.No puede ser que América sea percibida hoy,injustamente o no(que de todo hay)màs como una amenaza que como modelo.

Cormac Milius dijo...

En resumen,creo que todo dios quiere que gane un demócrata.Si sale rana y al final es otro Carter ya se verà pero con Hillary u Obama ya me diràs qué chistes pueden hacer los Chávez y compañía.Y a los progres les dejas sedados un buen rato.Hasta Edwards encaja.En cambio los republicanos sòlo pueden ofrecer a Giuliani y con dudas.Hablo de imagen,de tópicos,de prejuicios,de lo que toca ahora,creo.

Javi dijo...

Bueno, pero da igual; aunque la replica la de en la NBC, es cuestión de esperar; ya se hablará de eso...

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Cormac Milius, la imagen que Hillary pueda tener en Europa antes de hacer nada es secundario.

Es una certeza que su presidencia sería un tormento en América. Dispararía la división y el enfrentamiento en el interior, más que ningún otro candidato. No tendría ninguna posibilidad de ganarse el respeto, ni siquiera un poquito, de aquellos que no le votan. Está ya juzgada y sentenciada por el público.

Y considero que lo importante es eso. Lo que USA necesita es una figura capaz de recibir el respeto, un mínimo de respeto, por parte de aquellos que no le vayan a votar. Si hace bien las cosas. Y eso lo pueden ofrecer todos los candidatos punteros menos Hillary.

El Presidente debe ser respetado por sus conciudadanos. Cuando es respetado por sus conciudadanos, los extranjeros no tienen más remedio que respetarlo. Los extranjeros dejan de respetar a un presidente cuando ven que este empieza a mostrar debilidad entre su electorado. Si lo ven fuerte y bien apoyado en un mayoría en su país, por mucho que no les guste, lo respetan y lo toman en serio.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Dicho esto, he de decir que de los candidatos demócratas con posibilidades de ser nominados, Hillary es la que más claro tiene que la principal prioridad del Presidente en la articulación de su política exterior ha de ser condicionarlo todo a la defensa de los intereses estadounidenses.