lunes, 10 de septiembre de 2007

Histórico pero insípido

Esas parecen las palabras más adecuadas para definir el debate de ayer. Tuvo mucha más relevancia el hecho de que se celebrara un debate en español que lo que se discutió. A pesar de sus intentos, no se permitió hablar español a los dos candidatos capaces de hacerlo, Bill Richardson y Chris Dodd. Las reglas eran claras: la pregunta se formularía en español, habría traucción simultánea por pinganillo. La respuesta sería obligatoriamente en inglés.

En la víspera del informe al Congreso del General David Petraeus, jefe militar estadounidense en Irak, estaba claro que la situación en el país del Golfo iba a ser protagonista. No hubo grandes novedades en este asunto, ya que todos los candidatos demócratas apoyan, con pequeños matices, la retirada. Bill Richardson intentó desmarcarse como el único candidato que quiere hacer regresar en poco tiempo (ocho meses) a todos los soldados. Por su parte Barack Obama y el Congresista Dennis Kucinich sacaron pecho de su oposición a la invasión desde el principio. Hasta Hillary Clinton elevó el tono de su retórica: "Tenemos que dejar de entrometernos en su guerra civil".

Aparte de Irak, por supuesto también se trataron los asuntos clásicos de interés en la comunidad latina. Para empezar, la inmigración. Hubo buenas palabras pero no se habló de nada concreto. Los candidatos coincidieron en que es un asunto muy importante que había que resolver en el primer año de mandato. Preguntados por si apoyaban el muro que está construyendo Estados Unidos en la frontera con México todos se fueron por la ramas menos Bill Richardson, que por motivos obvios estaba en su salsa: "Si construyes un muro de 12 pies de altura, ¿Sabes qué pasará? Pues que aparecerán muchas escaleras de 13 pies". Hubo consenso en que Estados Unidos debe encontrar un modo de regularizar la situación de sus 12 millones de inmigrantes ilegales.

Según cuentan los que estuvieron en Florida, se notó bastante que Univisión en novata en esto de los debates presidenciales. Faltaban medios técnicos para los periodistas que acudieron a cubrir el evento y los moderadores estaban demasiado alineados con los intereses de la comunidad. Ya irán aprendiendo con la práctica aunque no con los candidatos republicanos. A pesar de la presión del Presidente del Partido, Mel Martínez, sólo John McCain ha aceptado la invitación.

De propina: oohhhh problemas para Fred Thompson. Buscando en el baúl de los recuerdos alguien ha descubierto que prestó ayuda legal en la defensa de dos de los ciudadanos libios acusados de participar en el atentado contra el vuelo de la PanAm que se estrelló en Lockerbie, Escocia, acabando con la vida de 270 personas.

3 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No pude ver el debate. ¿No me perdí nada no? Ha sido un error por parte de los republicanos no acceder a participar en este debate. Aunque sólo fuese para tener mayor presencia mediática en la Florida. Aunque no creo que lo vea mucha gente.

Fred Thompson tiene uns erio problema. Y es que fue abogado. La profesión más odiada por el ciudadano americano medio. La profesión de la que más chistes existen. Se admira a los fiscales o a los empresarios, pero no a los abogados que se venden a cualqueir cliente. Le hubiera venido mejor ser un actor sin carrera unievrsitaria xD

Carlos :. dijo...

yo tampoco lo vi, pero parece que no nos perdimos gran cosa. El formato no ayudaba... por lo que he oido, se podía haber titulado "Lost in Translation". Me ha encantado la historia del cuban-american que apoya a Osama, siempre he admirado a los que van contracorriente. Eso fue lo primero que me llamó la atención de Romney, un republicano en Massachusetts...

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Mitt Romney se rpesentaría dodne pudiera y como pudiera, y diría lo que hiciera falta decir en un sitio o en el otro xD