domingo, 16 de septiembre de 2007

¿Vicepresidente Clark?

El currículum del general de cuatro estrellas Wesley Clark es todo lo que se le puede pedir a un militar: número uno de su promoción en la academia de West Point, becario Rhodes, herido y condecorado en Vietnam, Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa (jefe militar de la OTAN), ganador de la Medalla Presidencial de la Libertad... y hoy ha hecho público su endorsement a Hillary Clinton.

Clark ha estado deshojando la margarita estos últimos meses decidiendo si entraba o no en la carrera para obtener la nominación demócrata. Ya lo intentó en 2004, pero tras un gran boom inicial, pronto quedó claro que no poseía la organización necesaria para vencer en las primarias. Su aventura fue breve, se retiro tras obtener un más que discreto tercer puesto en New Hampshire. Parece que ahora, con este pronunciamiento tan tempranero, Clark puede haber puesto los ojos en la vicepresidencia de Hillary. Cualidades no le faltan: innegable experiencia en política exterior y seguridad nacional, credenciales liberales aceptables (uno de su grandes fans es Michael Moore), natural de un estado clave como es Illinois... veremos qué tal se lo toman otros aspirantes como el ex-gobernador de Iowa Tom Vilsack, que abandonó a toda velocidad su ambiciones presidenciales para subirse al carro de Hillary

De propina: hay nuevo candidato republicano, el diplomático negro Alan Keyes. Trabajó en la Administración Reagan y para ser francos, lo tiene difícil. Conservador hasta la médula

11 comentarios:

Cormac Milius dijo...

Clark era el mejor candidato demócrata en 2004 pero no servía para hacer la campaña. Como a Bush se le votó sin el màs mínimo entusiasmo(digo entusiasmo, o sea intensidad emotiva, ya sé que tuvo sus votos) por aquello de no cambiar de caballo al cruzar el río y ya que ese río era la guerra digo yo que un general consagrado y a la vez intelectual habría sido un rival de màs peso que Kerry.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Clark nació en Illinois, pero ha crecido y vivido en Arkansas. Se le considera de Arkansas, a donde se fue a vivir con 3 años. Por cierto, Illinois no es une stado clave. Arkansas sí lo es.

Cormac Milius, no estoy de acuerdo en que a Bush se le votó sin entusiasmo. Bush movilizó a toda la base conservadora como nadie lo había hecho, en una elección que cualqueir otro hubiera perdido. Quienes le votaron lo hicieorn con entusiasmo. Y quien piense lo contrario, se va a estrellar.

Cormac Milius dijo...

La base conservadora se movilizó en el ùltimo momento al ver que Kerry podìa ganar.De hecho la alta participación hizo que Kerry fuera el segundo candidato màs votado de la Historia,tras Bush,claro.No me digas que el presidente ha apasionado a las masas alguna vez porque no es asì.Ni Nixon ni Bush padre ni Bush hijo son comparables a Reagan.Igual que los demócratas aún sueñan con Kennedy.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La campaña de 2004 se libro sólo entorno a Bush. Los apasionados de Bush contra los apasionados anti-Bush. Sin apelar en ningúnc aso al electoraod independiente. Si realmente piensas que los votantes de Bush no le votaron de forma entusiasmada es que, te lo tengo que decir, no tienes ni puta idea.

Bush generó un entusiasmo inmenso en su priemr mandato. Inmenso. Mayor que eld e Reagan. El atractivo de Reagan era diferente, reagan llegaba al corazón de los americanos. Pero el voto a Bush en 2004 fue el voto más ideológico que ha lorgaod aucumular un candidato presidencial en décadas. Muchos votanets republicanos lloraron con el discurso de Bush en la convención del 2004. Lloraron de emoción.

Las promesas de Bush para privatizar las pensiones, su manera de apelar a los valores más tradicionales utilizando los referendums sorbe el matrimonio homosexual end ecenas de estados. Fue una batalla ideológica y sus votanets le votaron entusiasmados, igual que celebraron la victoria entusiasmados.

Y si los demócratas no comprenden eso, van a llevarse un golpe que no lo van a olvidar jamás. Incluso ahroa que la popualridad de Bush se ha deteriorado sin remedio, a quienes estánd ecepcionados con su egstión (de los que le votaron en 2004) Bush no les cae mal, no lo odian, se sientend ecepcionados por no haber sidoc apaz de llevar adelante aprte de su agenda, por comprometerse con luchas perdedoras como la reforma mirgatoria, y por no saber comunicar y ser convincente en la defensa de la Guerra contra el terrorismo. Y muchos demócratas itnerpretan sus pobres números actuales como una señal de que una mayoría de americanos "odian al Presidente". Y si se agarran a eso la van a cagar.

Ningún presidente generó tanto entusiasmo entre sus bases como George W. Bush en 2004. Ninguno desde Franklin Roosevelt.

Bush fue reelegido con una "popularidad" del 45%.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Y volviendo a Wesley Clark, yo lo llamaría "un John Edwards con estrellas de General". Clark es un demócrata a la vieja usanza. Un liberal (progresista) tradicionalista. En la línea de Lyndon Johnson. Se sitúa mucho más a la izquierda que Hillary u Obama en políticas sociales y económicas y en la visión del papel del Gobierno como administrador de los conflictos sociales. Es un populista. Pero a la vez es un halcón en política exterior y culturalmente pertenece a la cultura interior. Es el prototipo de lo que era hace ya décadas un demócrata.

Carlos :. dijo...

No te veas Illinois tan claro Antxón, Reagan lo ganó dos veces, y Bush padre una. Sus al menos 22 asientos en el colegio electoral son siempre importantes.

En mi opinión, además, Bush apasionó como nadie al sector más importante del Partido Republicano, los conservadores religiosos. Puede que alienara a algunos internacionalistas , pero poco más. Un turnout como el que logró Bush en 2004 sólo se explica con un electorado veraderamente ilusionado.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Bush supo apelar a aquellas cosas que ponían la sangre hirviendo a esa gente. De ahí el apoyo tan apasionado de todas las organizaicones conservadoras, sin una sóla excepción.

También hay que recordar que Bush tiene el record de asistencia a un meeting electoral. Fue en 2004. Creo que en Ohio. Asistió más gente que nunca en la historia a un acto electoral de ningún candidato o presidente. Eso sólo es posible cuando tienes unos fieles muy apasionados y comprometidos. También en la recaudaicón de fondos. Bush recaudó por ejemplo en un sólo trimestre, en els egundod e 2003, el que sería el equivalente al trimestre que acaba de pasar este año, 49,5 millones de dólares, record de recaudación con record también de donantes particulares. Todo eso no lo consigue un candidato que deja al electorado frío y sin entusiasmo.

Bush supo lanzar el populismo contra sus adversarios y lo hizo brillantemente. Cuando iba a un pueblo cualquiera decía "The other day my opponent said, when he was with some entertainers from Hollywood, that they were the heart and soul of America... I believe the heart and soul of America is found in places right here, in Marquette, Michigan".


Sobre Illinois, carlos, ya es un estado que no está en disputa y menos en 2008. Podría vovler a ser ganado por un republicano en una elección nacional, pero tendría que ser con un landslide. Cuando un republciano gane a nivel nacional por una diferencia de 10 puntos puede ser. Pero en una elección como las que estamos viendo últimamente y la que veremos en 2008, en la que el ganador no creo que supere al rival en más de 2 o 3 puntos a nivel nacional, es imposible. En ese escenario normalmente entran en juego muy pocos estados.

Coge el mapa electoral de 2000 y 2004, y piensa que la mayoría de los estados continuarán coloreados de la misma manera en 2008. 2, 3 o 4 pueden cmabiar de color. La elección podría definirse porque Ohio o Florida cambiaran de color, al ser grandes, o porque una serie de estados pequeños cambiend e color, lo cual pongo en duda. Arkansas creo que es clave básciamente porque el marido de Hillary fue allí Gobernador. Aunque dudo muchoq ue voten por Hillary.

Los estados que realmente pueden cambair de color en condiciones normales son, Ohio, Florida, Michigan, Wisconsin, Iowa, New Mexico, New Hampshire, Pennsylvania.... y no te extrañe que no cmabie ninguno. El peligrod e los dem´coratas es que si plantean la elección en términos de división y polarización, ele scenario más probable es que cada estado siga estancado en su posición anterior dentro de un escenario de crispación yd e confrontación en la que cada bando lanza su populismo y prejuicios contra el otro...

Y esa no es una buena estrategia para los demócratas. En un año en que la coyuntura les es favorable por eld esgaste de una administración republciana, con esa estrategia sólo favorecer el alineamiento del voto republicano y la recomposición de la coalición ganadora de 2004. Mientras que si hicieran una campaña tranquila más de nobles ideales como Kennedy o Carter en su día, optimismo, de fe en América y en su carácter, de apelar a la unión, en definitiva a toda esa mitología que a veces parece les da vergüenza, tendrían todas las de ganar en 2008. Pero regalan los símbolos yt la identificaicón sentimental con la "América ideal" a los republicanos.

Cormac Milius dijo...

Con las abstenciones cercanas al 50 por ciento si los demócratas no tratan de formar su propia coalición ya me diràs qué futuro les queda porque los conservadores, sobre todo los màs radicales van a votar como van a misa, todos a una. Ese es el drama de los demócratas desde hace décadas. Otra cosa es que claro que no pueden ni deben dejar los símbolos que son de todos. ¿Acaso lo hacen ahora?

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El problema de los demócratas en las últimas décadas es que han tenido una visión pesimista y negativa de América, que es consecuencia de su cercanía a ciertos círculos intelectuales relativistas que no creen en los valores que han hecho siempre diferente a USA. No se peude dejar de creer en América.

Tom Wolfe expresaba hace 3 años muy bien el por qué de los problemas de los demócratas, ese partido que dominó todos los aspectos de la vida de los americanos y que ahora sólo puede aspirar a ganar alguna elección de vez en cuando. Los demócratas pierden porque no conocen su país por Tom Wolfe.

Cormac Milius dijo...

Conozco las tesis de Wolfe y las comparto en su mayor parte.Pero América es muchas américas,eh?Que también eran muy americanos los beatniks y sus hijos los hippies,herederos directos de Walt Whitman nada menos.Lo que hace de USA algo único es su defensa a ultranza del individualismo y eso no es patrimonio de un solo partido o una sola visiòn del país.

Cormac Milius dijo...

Mi visiòn coincide con la de los verdaderos liberales,llámales libertarios si quieres.Milton Friedman era tan liberal que apoyaba la legalización de las drogas,ojo. Y,oh sorpresa,nada menos que Barry Goldwater creía en los derechos y libertad de los homosexuales, segùn su hijo opinaba que el Estado no debe meterse en los dormitorios de los ciudadanos ni entrometerse en su vida sexual. Requete OK.