martes, 9 de octubre de 2007

No, no, no Michigan

Michigan, famoso por sus fábricas de automóviles y... bueno, por el lago que lleva su nombre, supongo. El caso es que este estado tradicionalmente demócrata, con sus 21 votos electorales, ha sido uno de los rebeldes que ha desafiado al establishment adelantando su primaria al terreno exclusivo que corresponde a Iowa y New Hampshire. Hoy ha empezado a sufrir las consecuencias.

Las reglas del partido demócrata establecen que perderá sus delegados en la Convención Nacional de Denver, y los principales candidatos se han comprometido a no hacer campaña en el estado. Además, hoy varios de ellos han ido más lejos: Barack Obama , John Edwards y Bill Richardson han decidido retirar sus nombres de la papeleta electoral del estado. Mucho habrá tenido que ver, suponemos, el hecho de que Hillary Clinton lo tenga más que hecho por esas latitudes. La senadora por Nueva York ha declarado que permanecerá como candidata, aunque mantendrá su promesa de no hacer campaña allí.

De propina: Fred Thompson se enfrenta en estos momentos a su primer debate, mañana os cuento.
La bola de Cristal: ¡nueva sección de predicción instintiva! Y para inaugurar... esta elección se va a decidir en Colorado y Ohio, o los republicanos ganan los dos o lo tienen difícil.

2 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Yo incluiría también Michigan. Kerry ganó Michigan en el último momento por apenas un 1%. El estado está en recesión y gobernado por los demócratas. Pueden tener un problema allí si los republicanos presentan un buen candidato.

Ohio sí será decisivo y muy igualaod. Florida creo que será para el republciano porque allí las cosas van muy bien, apenas hay paro ya, tiene una de las economías más prósperas de la unión y todo esos e ha producido con gobernadores republcianos. Ya en 2004 no fue competitiva Florida.

Yo creo que la elección dependerá mucho de pequeños estados. Dependerá mucho de si el candidato demócrata es capaz o no de ganar en lugares como West Virginia, Missouri, Nevada, etc. El mapa apenas variará respecto al de las últimas dos elecciones. La clave es si el candidato demócrata es capaz de ganar en suficientes estados de lso que ganó Bush en 2004. Yo lo pongo en duda. La mejor posibilidad que les veo es intentar ganar uno grande, Ohio. Donde el GOP pasa malos momentos por las corrupciones del anterior Gobernador. Pero favoreciendo el control de armas tendrán mucho trabajo para conseguirlo.

Lo que está claro es que si Hillary gana le puede esperar una Presidencia bastante infernal, porque la elección será cerrada y la polarización continuará. Y no es la más indicada para unir a la nación. Estaría condenada de neuvo a unas elecciones ajustadísimas en 2012. Más de lo mismo. Y la gente ya puede estar bastante hasta el gorro de Bush-Clinton-Bush-Clinton. Y ya sólo falta que si los republcianos pierden en 2008, en 2012 se presente Jeb Bush xD

Esa es la ventaja de los republcianos. Que con Giuliani o McCain podrían unir al país y romper la polarización. Hablar claramente de terminar ya con esos nombres del pasado y elegir alguien nuevo. Aunque tendrían un Congreso hostil. Así que ninguna solución parece buena para dar un golpe de efecto y enterrar la división de los 90 y los 2000. Creo que nos esperan varias elecciones presidenciales cerradas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Por cierto, en esto se me olvidó comentar que si la elección se rpesentara muy igualada en algunos estados cocnretos, podemos volver a las famosas fórmulas en función de los cálculos lectorales descarados. Escoger un running-mate que sea del estado que más necesitas ganar, aunque ese individuo no sea el más capacitado para la VP.

Los republicanos cuentan con opciones de mucho nivel en Ohio, Michigan o Colorado. John Kasich por Ohio es buena opción. Bill Owens por Colorado. O el popular ez gobernador John Engler
por Michigan. Todos ellos serían buenos candidatos a VP.

Los dem´coratas enc ambio no tienen figuras de peso en esos estados. Los de Michigan son muy impopulares y los de Colorado y Ohio aún están verdes, recién elegidos hace un año. Pero pueden tratar de ganar Florida eligiendo a Bill Nelson como candidato a VP.

Todos esos equilibrios serán especialmente interesantes el año próximo, ya que al no haber ningún presidente ni vicepresidente enc arrera, los candidatos tendrán mucha autonomía propia para escoger.