jueves, 1 de noviembre de 2007

El debate iraní


Mucho se habla del traspiés de Hillary Clinton anoche pero por lo que he leído, son más las ganas generales de verla tropezar que una verdadera mala actuación por parte de la senadora. Sí que tuvo que afrontar, como anticipamos, ataques mucho más duros de lo habitual por parte de Barack Obama y John Edwards, pero aguantó el tipo. Me gusta que la primaria demócrata esté cobrando vitalidad y pierda buenas maneras, se nota la cercanía de Iowa y New Hampshire y todos saben que sólo si Hilary pierde alguna de las dos primeras citas esto se convertirá una verdadera carrera.

Barack Obama: "Me presento a presidente porque creo que la forma de traer el cambio a este país es ofrecer algunas diferencias claras con el otro partido (...) y l asenador a Clinton, en su campaña, ha estado a favor del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, ahora está en contra. Tuvo una opinión sobre la tortura hace algunos meses y muy recientemente ha tomado otra. Votó a favor de una guerra, de enviar tropas a Irak y luego dijo que era una guerra por la diplomacia. Creo que puede ser políticamente inteligente pero no ofrece el cambio claro que necesitamos"
Irán tuvo un papel importante en el debate. En el centro de la polémica: el voto afirmativo de Hillary a una resolución que pide declarar como organización terrorista a la Guardia Revolucionaria Iraní. Nada relevante, de no ser porque ha sido la excusa perfecta para volver a hablar de su voto de autorización de la invasión de Irak. John Edwards se dio un buen festín a cuenta de esto, que le permitió decir que la resolución era lenguaje neocon y que daba a Bush y Cheney "exactamente lo que deseaban". Además añadió una perlita "Si la gente quiere el statu quo, entonces Hillary Clinton es su candidata"

De propina: ¡ah! y Dennis Kucinich reconoció que una vez vio un OVNI.

La Bola de Cristal: Ron Paul vive sus últimos momento de gloria, no durará... a no ser que decide competir como candidato del Partido Libertario. No sería la primera vez.

18 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Atacarla en temas de defensa puede ser efectivo en las priamrias, pero luego te coloca demasiado lejos del pensamiento mainstream para la elección general y es el candidtao republicano el que te ataca de lo contrario. "Weak on Defense". Esa ha sido la historia de muchas elecciones en als que los asuntos de ´Defensa y Exetriroes hant enido mucha relevancia. Así que es muy arriesgado.

Es mejor criticarla por su relación con los grupos de intereses especiales, por ser la candidata a la que los republcianos quieren enfrentarse... etc. Todo aquello que resquebraje su imagen autoritaria. Si la confirman sólo el están haciendo un favor.

Por cierto, John Edwards también votó a favor de dar pdoeres a Bush para intervenir en Iraq, como hubiera hehco cualqueir eprsona razonable a dos años del 11-S y después de la experiencia favorable de Afganistán. No sé por qué tienen tanta vergüenza de aceptarlo. Hicieron lo correcto en aquel momento. Lo que haría cualqueira salvo algún freak radical que vota en cotnra de todo.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La mayoría de las mujeres que han sido elegidas gobernantes en países libres, han sido muy belicosas. es una característica que el votante aprecia mucho cuando la candidata es una mujer. Así como en los hombres suele estar mal visto y suele tener mala prensa, en las mujeres suele ser una característica que desencadena gran admiración, porque es un rol que resulta sorprendente. Forma parte de la erótica del poder. Indira Gandhi, Golda Meir, Margaret Thatcher... todas ellas hicieron la guerra y aplastaron al adversario con una frialdad insólita.

El caso más recurrente cuando hablamos de mujeres occidentales suele ser Thatcher. La noche del 14 de junio de 1982, el día que la Union Jack vuelve a ondear en las Malvinas, Mistress Thatcher sale a las peurtas de Downing Street a hablar con la prensa, y en ese momento un numeroso grupo de espontáneos rompe a cantar el Rule Britannia, el himno de la marina británica. En ese momento, la Primera Ministra se da cuenta de que una sociedad (la británica) que se había apsado als dos décadas anteriroes enc risis y lloriqueando, vuelve a ser una Nación fuerte y orgullosa. Y ella, que era la PM más impopular de la historia hasta entocnes y tenía perdidas las elecciones del 83, se da cuenta de que se ha ganado al pueblo y de que va a arrasar.

Con esto quiero decir, que muchas veces a una mujer se le exige hacer ciertas demostracioens (de fuerza) que a un hombre no se le exigen. Thatcher necesitó de esa demostración apabullante de fuerza para consolidar un liderazgo cuestionadísimo. Hillary Clinton sabe que necesita hacer ciertas demostracioens de fuerza para hacer que ciertos votantes puean confiar en ella. Es algo inevitable. Tiene que que hacer una demostraicón de esas dotes de mando que la tradición cultural ha identificado siempre con el hombre y las armas.

Y parece mentira que Obama y Edwards nos e den cuenta de esto. A Hillary no se la combate acusándola de ser una dura. Se la combate acusándola de ser una débil.

Carlos :. dijo...

Estoy en el más franco desacuerdo con tu opinión de que quienes votarón a favor de autorizar el uso de la fuerza contra Irak "Hicieron lo correcto en aquel momento. Lo que haría cualqueira salvo algún freak radical que vota en contra de todo". ¡En absoluto! 23 senadores supieron ver en que degeneraría eso y algunos predijeron, palabra por palabra, la crisis en la que el Irak de posguerra se sumiría.

No creo que hicieran lo correcto, creo que se adaptaron al viento que más soplaba por aquellos días. A veces un representante público tiene que actuar según su conciencia y buen juicio, sin oportunismo, por eso se elije a los senadores por seis años y no por dos como a los representantes.

Por otro lado, era una verdad en el senado y fuera de él que Saddam Husseín no tenía nada nada nada que ver con el 11-S ni con Al Qaeda. Se sabía en cualquier universidad, cualquier gobierno y mucho más en el Senado de Estados Unidos. Ese voto fue un error, por eso Edwards trata de huir de él con cada discurso.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Cualquiera que tuviera ambiciones presidenciales hubiera votado a favor. Te habrás fijado que los que votaorn en cotnra eran casi todos gente que teníaa sgeurada la reelección hiciera lo que hiciera. Dile tú a un demócrata de Dakota del Norte que vote en contra. Conociendo cuale ra la opinión de la opinión públcia alr especto. Y viendo también lo que le ocurrió al Senador Saxby Chambliss, veteranod e Vietnam, con als dos piernas mutiladas, que por oponerse fue derrotado en noviembre de 2002 por un republicano que ni había hecho la mili.

Hillary y Edawrds hicieron lo correcto. No se cuestiona la naturaleza de la intervención, sino la oneficacia de la misma. No se cuestiona una idea, sino la manera de administrarla. La decisión de dar pdoeres de Guerra al presidente fue la decisión correcta. La misma que necesitarán de lsor epresentanets si ellso son elegidos Presidentes, porque indudablemente deberán hacer la Guerra. La nueva Administración no será recibida con flores por aprte de los enemigos de América. Necesitará poderes de guerra para enfrentar los desafíos decisivos que se enfrentarán en los próximos años. habrá que tomar decisiones difíciles. Y el presidente tendrá que ofrecer acción y resutlados. Especialmente si es demócrata. A la mínima bacilación será un "gallina".

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Al Senador Max Clelland quería decir.

Carlos :. dijo...

Estoy de acuerdo en todo tu primer párrafo y en la argumentación de las ambiciones presidenciales pero aún así, no creo qu efuera "lo correcto".

En cuanto a que "la manera de administrar la guerra" eso podría ser así en un principio, pero ahora no. Tanto la opinión pública como el estrato político demócrata se ha generalizado la creencia de que ir a la guerra fue un error. La administración, por supuesto, desastrosa, pero también la propia naturaleza de la guerra. Todos los candidatos demócratas están entrando en esa línea.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Pero es que la idea original se juzga cuando se presenta. No cuando ya tienes los resultados. Es muy fácil ahora decir que fue un error por los quebraderos de cabeza que ha traído. Pero la decisión no se toma ahora. Debes colcoarte en elv erano de 2002, que es cuando eld ebate arrecia y la votaicón se aproxima con elecciones legislativas en noviembre de aquel año, y con la experiencia en Afganistán de una intervención relativamente sencilla destinando muy pocos recursos y con muy pocos sacrificios humanos por aprte de USA. Y con el 11-S a menos de un año. No importa la implicaicón o no de Iraq en el 11-S. El caso contra Sddam ya estaba hecho desde muchos años antes, las dos administraicoens anteriroes habían diseñado planes de invasión, no era algo que viniera de nuevo. Lo que el 11-S hace es estimular la necesidad de seguir haciendod emostracioens de poder y fuerza después de un golpe.

Es muy fácil ahora en noviembre de 2007 decir que fue un error. Pero eso es irrelevante. La decisión se toma en 2002, y en 2002 no existe noviembre de 2007. El Presidente tenía una popularidad superior al 70%. Si tú eres und emócrata de Georgia (como Max Clelland) o de cualquier zona dodne el presidente es hiper-popular, ¿cómo le vas a negar la autoridad para tomar una decisión que corresponde al Presidente? Las decisiones hay que tomarlas. No vale eso de hablar ahora de si tal o cual. Es muy fáicl ahora poner excusas y ser hipócritas.Lo que deberían hacer es asumir la decisión que tomaron y aceptar que fue la decisión correcta. No sólo para ellos, sino para la inmensa mayoría del país.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Los Senadores son representantes de sus votantes, delegados de los itnereses de sus votantes en Washington. Pregúntale tú a John Edwards qué le pedían sus votantesde Carolina del Norte que votara en esa votación.

Carlos :. dijo...

Tú me sigues hablado de condicionantes políticos como la cercanía de las legislativas y yo te hablo de un plano completamente diferente. El tiempo es el único juez que sitúa las decisiones como equivocadas o acertadas. Los senadores de Estados Unidos son cien en un país de 300 millones. Deben a la ciudadanía no sólo representación sino buen juicio, y esa guerra se emprendió por las razones equivocadas y basadas en una desinformación deliberada del público. Fue una decisión equivocada, como por otro lado reconocen muchos de los que votaron entonces. Las decisiones no son correctas en el momento e incorrectas después, las decisiones se juzgan por sus resultados teniendo en cuenta, eso sí, las circunstancias del momento. Sin consideraciones electoralistas, el mundo es menos seguro desde entonces y los 77 senadores que votaron "sí" deben asumir su parte de responsabilidad. No hace falta crucificar a nadie, pero aquello fue un error, un error que muchos habrían cometido en la misma situación, no lo discuto, pero un error.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El mundo no lo sé. Pero América no es hoy más insegura que hace 5 años. ¿El 10 de septiembre de 2001 América era más segura que ahora? No.

La obligación del Presidente noe s garantziar la estabildiad del mundo, sino hacer avanzar los intereses de América como mejor vea, se equivocará o acertará. No vamos a elegir al Secretario general de las Nacioens Unidas. Tomaron la decisión correcta en aquel momento.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Y volviendo al tema de Irán. Edwards y Obama no ofrecen una alternativa. La posición de Edwards es puro cálculo político, pero en Obama lo grave es que lo dice porque es lo que piensa y no porque sea un cálculo político. Su alternativa ante la necesidad de tomar una decisión, es no hacer nada.

Si te fijas bien, la posición de Hillary es la más realista. Ella deja claro en todo momento que no es partidaria de un conflicto armado con irán. Deja claro que no es de su interés. Pero, al mismo tiempo, también avisa de que si es Presidenta, als decisiones que peuda tomar al respecto, no dependerán de cuales sean sus deseos originales, sino de cómo se presente la realidad. Nos está dciendo que sus deseos son irrelevantes, porque hay que decidir en función de las necesidades e imprevistos que se vayan presentando. Y por eso aseurar con rotundidad al votante que no se hará tal cosa simplemente porque el candidato no es partidario de ello, es una irresponsabilidad, porque está descartando opciones de antemano, antes de saber con qué se va a tener que enfrentar, y está otorgando ventaja estratégica al enemigo al asegurarle que sus intenciones serán de no intervención por una cuestión de principios y no tiene más alternativas. Obama tiene mucho que aprender.

Carlos :. dijo...

Entiendo la postura de Hillary y tu argumentacion pero en verdad, ¿vas a decirme que la invasión de Irak ha hecho avanzar los intereses de Estados Unidos? Nada más lejos de la realidad. La decisión del presidente, con la connivencia del Senado, ha embarcado al país en una sangría económica y humana, ha deteriorado sus relaciones con el mundo árabe y sus socios europeos (restándole por tanto capacidad de acción) y ha facilitado la creación en la zona más volátil del mundo de un auténtico vivero de terroristas y, más pronto que tarde, de un estado chií aliado de Irán. Todo ello, claramente en contra de los intereses estadounidenses y de su la seguridad del país.

Aparte de eso, estoy de acuerdo en los perfiles que trazas sobre las posturas al respecto de Edwards y Hillary. En cuanto a Obama, es en mi opinión un joven brillante que ha tenido la suerte de encontrarse en el lugar adecuado en el momento adecuado. Se ha subido a la ola de un corriente antibélica que lo tiene todo para seguir subiendo.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Otra vez a lo mismo. Ahora puedes tener una perspectiva que te indica que el resultado no ha sido positivo, peor en el momento en que se toma la decisión se toma con esa idea en un momento concreto que no es el actual. Y la decisi´ñon se juzga en aquel contexto.

Y te digo una cosa, de la misma forma que ahora pensamos esto, no sabemos qué tipo de valoraicón haremos de los hehcos dentro de 20 años, si Iraq ya ha pasado sus peores años, es entonces una democracia más o menos estable, y EEUU es su principal socio comercial y se está beneficiando enormemente de su relaicón privilegiada con una nueva clase política iraquí educada en las mejroes universidades de USA. No lo podemos saber. En ese caso, lo que hoy parece una mala decisión, parecerá una buena decisión??? La decisión se tomó en 2002 en el contexto del 2002. Las consecuencias no son estáticas.

En 2002 votar SÍ era la postura razonable. Porque además, repito, la decisión correspondía al Presidente. El Presidente de los Estados Unidos puede tomar esa decisión sin elr espaldo del Congreso (Clinton lo hizo en el 98). El pronunciamiento del Congreso fue únicamente para escenificar la necesaria unidad entorno al Presidente ante una decisión sensible. Y también como medida de presiónpara que Saddam Hussein, para que abandonara el poder de forma voluntaria como se le dio oportundiad de hacer. Derrocar a Saddam era un sueño eterno eprseguido por 3 Presidentes. En ese momento se vio el cielo abierto para hacerlo aprovechando el consenso existente sobre una estrategia ofensiva en el Oriente Medio. Simplemente.

En cuanto a Obama es un ingenuo. Y ahí le veo el peligro. Sería muy bien visto por los aliados, por lo que tú has dicho, porque es un tipo brillante que causa admiración, dna ganas de estar con él y hablar con él. Pero tiene una visión demasiaod ingenua de la relación con los enemigos de mérica. Y sobre todo una idea un poco confusa sorbe la Guerra Global contra el Terrorismo, un concepto que tendrá continuidad con la próxima administración, sea cual sea.

De Edwards no dudo. No tendrá ningún problema en recurrir a medidas extraordianrias si la situación lo requiere. Su historial en el Senado es bastante positivo en todo lo que se refiere a las votacioens sorbe temas de Defensa y Seguridad Nacional. Ya desde antes del 11-S. Ahorfa está intentando ganar las eleccioens sin más. Se está mojando demasiaod en elt ema de Iraq, lo cual le dejará con pocas opcioens si llega a Presidente. No tendrá más remedio que comenzar la retirada y tendrá un problema serio con el aparato del estado. Pero no es una cuestión de visión. Es puro electoralismo.

¿Has visto su último video criticando a Hillary? Es buenísimo xD Obama por qué no hace cosas así con todo el dienro que tiene? Nadie lo sabe. Es incomprensible. A veces parece San Francisco de Asís. San Obama de Chicago. No puede ser tan madre si quiere ser Presidente. Ni en la campaña, ni en la Casa Blanca, si llega. Tanto que se habló de que era el nuevo Kennedy. Kennedy no era así. la retórica de Kennedy sobre asuntos de política exterior fue mucho más dura que la de Nixon en la campaña. Este parece más Zapatero que Kennedy. Y en la Casa Blanca hay que toamr decisiones difíciles de verdad, en La Moncloa no. En La Moncloa decides simplemente apoyar o no als decisioens que toman otros. Pero en el Oval Office las decisiones las tomas tú.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Oye, si vives en Madrid, entre los días 27 y 28 de noviembre tienes allí el Seminario Internaiconal de Comunicaicón Política y Electoral. Estará George Lakoff, profesor en Berkeley, y también estará Mark McKinnon, el que fuera media adviser de Bush en las rpesidenciales de 2004, y ahora el que hace los anuncios de McCain. Deberías ir.

Hasta luego!

Carlos :. dijo...

De acuerdo en que era una decisión razonable para las condiciones del momento, pero como digo, tampoco faltaban testimonios, pruebas ni predicciones prominentes por parte de muchas personas que adivinaron lo que ahora vemos en Irak.

Creo que esa ingenuidad que tiene Obama es a la vez su principal baza y su peor enemigo. Cuando dice que representa el cambio creo que es cierto, pero creo que tenemos sobrados ejemplos en la historia de que un presidente necesita conocer los entresijos y miserias del sistema para conseguir hacer avanzar su agenda en el país. Mi ra si no a Lyndon Johnson, por comparación por ejemplo con Jimmy Carter. Quién consiguió más avances para la causa liberal, el outsider o el ex-líder de la mayoría... Obama tiene demostrar que conoce las reglas del juego, aparte de tener carisma personal. Además le están llevando mal la campaña, no tiene ninguna frescura ni sorprende, a pesar de que tiene el candidato ideal para hacerlo. Edwards sí lo hace, y creo que coincidirás conmigo en que se ve detrás la mano de Joe Trippi, que le da mucho carácter a las campañas. Si coge a un verdadero outsider como Obama, le quita tonterías y blandeces y lo mete en la Casa Blanca por el balcón Truman.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Está bien lo que dices de Johnson y Carter, porque precisamente el principald etonante del rfacaso de Carter fue su nulo dominio sorbe el Congreso. No fue capaz de domar un Congreso controlado por su propio partido. Era un buen líder moral, aunque no tenía mucha energía, pero no entendía de "politiqueo", venía d euna cultura política muy diferente a la de Washington. Johnson en cambio era un cacique ya desde sus años en el Senado. Sabía cómo hacer moevr las cosas.

Estoy de acuerdo en la importancia de del papel creciente de Trippi en la campaña de John Edwards. Tiene un buen tándem Edwards. Tiene por un lado a David Bonior, que tiene un gran dominio sobre las estructuras clásicas del partido, como los sindicatos, y Joe Trippi que domina la campaña moderna.

Trippi empezó trabajando para Walter Mondale en 1984. Ya el hecho de que después de aquella campaña lograse seguir ascendiendo dice mucho en su favor. debe ser el único de los operativos de campaña de Mondale que después ha sido reclamado por otros candidatos xD

Oye, ¿has visto mi último comentario?

Carlos :. dijo...

No había visto el mensaje y me encantaría ir pero ahora mismo 700 euros son muchos euros, al menos para un mileurista como yo. Qué rabia porque es una oportunidad única...

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Ahh... no me habían dicho que había que pagar xD Por ese dinero mejor no ir.