viernes, 28 de diciembre de 2007

El momento McCain


Ah, John McCain... perro viejo. Perro viejo y listo. Cuántos le dábamos por muerto y enterrado. Poco dinero, dimisiones, encuestas hundidas.... y ahí lo tienes vivito y coleando pocos meses después, con la victoria a tiro. Tanto tanto que hasta tiene de su parte en esta batalla a su enemigo tradicional, el mismo que casi hunde su carrera en las primarias del 2000, el aparato del Partido Republicano.

Tan bien lo tiene McCain que incluso se ha permitido apurar estos últimos días en Iowa. Un tercer puesto allí podría disparar aún más sus opciones porque tiene asegurada una plaza entre los dos primeros de New Hampshire y grandes posibilidades en el Sur y hasta California. Así que el viejo McCain, con sus 71 años, se ve de nuevo con posibilidades de alcanzar el Despacho Oval.

La clave hay que buscarla en varias cosas pero la principal es que, por más que McCain haya estado siempre cómodo en su papel de republicano atípico, es el republicano más ortodoxo de esta campaña. Como decía hoy el columnista Bob Novak: Giuliani con sus gays y pro-aborto, Romney mormón y cambiante, Huckabee pro-impuestos, Thompson poco serio... y ahí está McCain: no aborto, no derechos gays, no impuestos, héroe de guerra, experiencia amplísima en temas de seguridad, blanco y protestante.

También hay otra cosa y es que John McCain sólo sabe ser un Maverick, un outsider. Fue cuando intentó adaptarse al papel de frontrunner fue cuando perdió su autenticidad, y es su autenticidad es su mejor y única baza.

De propina: el congresista William Delahunt, uno de los demócratas más respetados en materia de política exterior, va a endorsar a Obama. En un momento en que el senador está necesitado de mostrar experiencia en esta materia, Delahunt ha dicho nada menos que su elección devolvería la esperanza no sólo a Estados Unidos sino también al mundo.

La bola de cristal: Romney cogerá una vicepresidencia si se la ofrecen y, dado que es una gran elección para el puesto, se la ofrecerán si no logra la nominación.

7 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Romney da perfil de buen VP. Ha demostrado ser el candidato republicano más disciplinado. Además le aportaría a McCain su talento para recaudar fondos y organizar equipos.

Pero ojo que igual Romney gana Iowa y los sueños de McCain se desinflan. Que ya hemos visto en esta campaña que muchas veces todofunciona en base a percepciones o estados de ánimo de candidatos y votantes, que cambian de una semana a otra. Y luego viene Michigan también, donde Romney ya está lanzando publicidad. Así que ojo.

Yo creo que hay dos escenarios posibles. Siemrpe descartando a Huckabee (que igual no habría que descartarlo). Que Romney gane en Iowa y New Hampshire. Si hace eso será el nominado. Creo. El otro escenario es que Romney pierda en Iowa y eso deje la carrera abierta. Y damos por hecho que el gran beneficiado de una carrera abierta sería McCain. Pero la clave está en Romney.

Lo bueno que tiene la carrera republicana es que tenemos emparejamientos diferentes en diferentes estados. Los demócratas son los mismos compitiendo giual en todos los priemros estados. Entre los republicanos la victoria de uno en un sitio, favrece a otro en otro sitio. Eso complica el desarrollo de la carrera si Romney empeiza flojo. Es lo que le da emoción.

Carlos :. dijo...

Si McCain hace un buen tercero en Iowa con Romney segundo, pintaría muy bien, aunque no descartemos tan pronto a Huckabee. Por otro lado yo creo que con Romney arrasando en Michigan puede ser una resurrección si McCain no ha abierto distancia para entonces. La clave, en mi opinión, está en el rendimiento de Romney y Huckabee en Iowa y New Hampshire.

Carlos :. dijo...

por cierto, el general McPeak a endorsado a Obama!! Se nota que está buscando apoyos que consoliden su faceta exterior y de seguridad pero este es una gran fichaje. Jefe del Estado Mayor Aereo, endorsó a Bush en 2000 y antes a Dole.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Sí, eso puede venirle bien. El problema es que le vendría mejor en la elección general que en las primarias del partido, donde ese General no creo que tenga mucho predicamento. Más que nada porque el gran público no lo conoce.

Bill Clinton en 1992 tenía el mismo problema, la inexperiencia en asuntos de política exterior, compitiendo contra un Presidente que se había destacado precisamente en ese terreno como un estadista mundial. Y el endorsement del General William Crowe, quien había sido Jefe del Estado Mayor Conjunto en los años de Reagan, le dio mucha credibilidad a Clinton. Pero en aquella campaña la política exterior no era tan importante.

¿Y el esperado endorsement de Al Gore? Parece que al final no vaya a producirse. Yo pensaba que apoyaría a Edwards. Es raro que no se pronuncie, teniendo en cuenta que sí lo hizo en 2004. Igual está buscando un puesto en el Gabinete y no quiere apoyar a ningún perdedor.

Boni Guerrero dijo...

A Al Gore puede que le pase exactamente lo mismo que a Fred Thompson que por su dejadez ahora lo está lamentado y no sube nada, cada día se hunde más. Gore está dejando pasar su momento que es este. Se puede desgastar esperando a 2012, y cuidado, porque si un demócrata gana la Casa Blanca y lo hace bien no creo que le disputen las primarias y así habrá que esperar a 2016... como que es mucho tiempo me parece...

Carlos :. dijo...

Creo que si Obama gana en Iowa se llevará el endorsement de Gore, pero es una simple intuición.

Respecto a lo que dice Boni de Gore dejando pasar su momento... yo creo que su momento era en 2000. Veo difícil un regreso con garantías de éxito

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Yo pensaba que Gore haría la jugada de Richard Nixon. Su apoyo a Howard Dean en 2004, saliéndose de la línea oficiald el aparato del aprtido, se parecía mucho al apoyo dado por Nixon a Goldwater en 1964, y que leugo le eprmitió en el 68 presentarse como un candidato razonable que a su vez tenía el favor de los ultras. Creo que el movimientod e Gore era similar, pero por lo que sea, le ha dado pereza presentarse en 2008. Otro candidato que no se entiende bien por qué no se ha presentado es el Senador Russ Feingold, que era el favorito oficioso de la izquierda, que ha tenido que conformarse con John Edwards y poco más.