sábado, 1 de diciembre de 2007

URGENTE: Final feliz en la toma de rehenes


Poco antes de la una de la tarde, Leeland Eisenberg ha entrado en la oficina de la campaña de Hillary Clinton en Rochester, New Hampshire. El hombre de 46 años ha abierto su chaqueta y ha dicho que llevaba adosada a su cuerpo una bomba. Lo siguiente han sido cinco horas de angustia para los cuatro rehenes que tenía con él. Aunque al principio se ha negado a hablar con la policía, ha acabado liberando a tres de los rehenes para finalmente entregarse él mismo a la policía sin que nadie resultara dañado.


Hillary ha volado hasta el lugar a reunirse con los rehenes y sus familias, y luego ha anunciado que la campaña seguirá su curso normalmente. El resto de los principales candidatos demócratas ya habían hecho llegar su pesar y buenos deseos a la senadora y sus trabajadores. Afortunadamente, todo ha terminado ya.

No hay comentarios: