Archivo del blog

jueves, 31 de enero de 2008

Caliente, caliente

La carrera demócrata está que arde. Esta noche Hillary Clinton y Barack Obama debaten en su primer cara a cara de la temporada que tendrá lugar en Los Ángeles. Hoy la clave con la que se rompen la cabeza los analistas es a quién beneficia con la retirada John Edwards. Si hay que fiarse de la última encuesta de Gallup, la primera que sólo tiene a los dos entre las opciones, parece que Obama es el que más votos pesca en el despiece pero es difícil saber.

Con el panorama tal cual está, resulta incluso un poco extraño que Edwards haya optado por irse a casa cuando aún podía haber jugado un papel vital en la Convención, tal vez no como estrella pero sí como kingmaker, otorgando la victoria a uno u otro de los candidatos a cambio de algo. Pero el ex-senador ha abandonado y Hillary y Obama pelean por su apoyo, dedicándole frases elogiosas e incluso, en el caso del senador de Illinois, pidiéndole por la directa su apoyo. La especulación anda sin freno y fuentes cercanas a Edwards ya dan por segura una oferta como Fiscal General en una futura administración.

La respuesta a la pregunta clave, a quién apoyará, es complicada. Por un lado, Edwards ha obtenido mucho apoyo entre los descontentos del "establishment de Washington", un sector el que Obama, a pesar de ser senador, también tiene mucho predicamento más que nada porque Hillary es establishment puro. Pero... Edwards tiene también mucho tirón rural, es el candidato demócrata con más gancho entre los blancos del sur y esos, como es evidente, no están muy inclinados a poner un afroamericano en la Casa Blanca.

Vosotros, ¿Qué creéis?

De propina: duelo de titanes... Schwartzenegger ha anunciado su apoyo a McCain, ¡pero es que Hulk Hogan ha endorsado a Obama! Un apoyo casi tan fuerte como el que pueden darle los 32 millones que ha recaudado durante este mes de enero.

La Bola de Cristal: Giuliani ha declarado que no ocupará la vicepresidencia ni formará parte del gobierno de McCain. Lo primero me lo creo, lo segundo....

19 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Te digo yo a dónde irá parte del voto de Edwards. A McCain.

Creo que no puede hablarse de un beneficiado a nivel nacional. Habrá estados en que beneficie más a Hillary y otros en que beneficie más a Obama.

En Obama podría pronunciarse más el efecto Bradley al estar ya compitiendo sólo contra una blanca.

Carlos :. dijo...

No estoy seguro en lo de más efecto Bradley, hay un bloque de votantes muy importante que entre un afro y una blanca se ve encerrado entre dos prejuicios así que no tengo claro el efecto en primarias. Creo que Hillary tiene mejores posibilidades frente a McCain en una general la verdad, pero no sé cuánto se va a mirar la "electability" en este Supermartes

sailor27 dijo...

Perdon, pero que significa el efecto Bradley? algunos aun estamos aprendiendo, je je

mmmm dijo...

Se llama efecto Bradley a la influencia que tiene la presencia de un candidato de color (o de otra minoría) sobre las encuestas pre-electorales y de salida de las urnas. El nombre viene por Tom Bradley, cinco veces alcalde de LA y afroamericano, al que en una de sus elecciones se le dio al cierre de urnas un margen de victoria mucho mayor del real.

La teoría detrás de este efecto Bradley es que cuando un votante blanco es preguntado por su preferencia o voto tenderá a contestar, bien por miedo a dar una imagen de tener prejuicios raciales o bien por tenerlos y no querer mostrarlos, que no tiene el voto decidido (en encuestas preelectorales) o que ha votado por el candidato perteneciente a la minoría. Luego a la hora de contar los votos sucede, como en las mencionadas elecciones de LA, que muchos de estos indecisos o incluso los que dijeron tener intención de votar o haber votado al candidato de la minoría lo hicieron por el candidato blanco.

Suponer efecto Bradley es suponer que los números del candidato de una minoría en una encuesta están hinchados.

Espero que haya quedado aclarado. ;-)

Bonito debate el de anoche, por cierto. Si sólo Obama no tar tar tartamudease tanto...

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Eso de la electability aún es pronto para juzgarlo. Es muy confuso. Eso hasta septiembre no se verá claro. De momento Rassmusen dice que McCain ganaría a Hilalry por 8 puntos y a Obama por 6. Pero eso es muy variable. También para la elección general yo recomendaría más seguir las encuestas estatales de los estados más disputados, más que encuestas nacionales.

sailor27 dijo...

Gracias mmmmm, ha quedado clarisimo. Pensaba que os estabais refiriendo a Bill Bradley el ex jugador de baloncesto que se enfrento a Al Gore en las priarias hace 8 años, pero ese era blanco creo recordar.

Òscar dijo...

Creeis que sería posible un ticket Clinton-Obama?
Explico el porque de la pregunta... que ya se que es posible, pero lo digo porque oigo muchas opiniones relacionadas con el handicap que supone eso de ser de una minoría (mujer o negro), y bueno... pienso que quízá también podría servir como aliciente para asegurar a los democratas un apoyo (más numeroso quizá) por parte de esas minorias, sobre todo negros..

No sé qué pensais.. la verdad es que desde hace tiempo, antes de que empezaran campañas ni nada.. yo pensaba que iba a ganar un "republicano viejo", y McCain da el pego.. y es que con el tiempo veo que esto de que se presente una mujer puede ser bastante negativo para los democratas, que en principio partían con más opciones después de crisis economicas, guerras de Irak y demás..

¿Quizá no están preparados para una presidenta?

Òscar.
pd. bueno, y hablo de Hillary porque yo estoy bastante convencido de que va a ser la nominada.

Carlos :. dijo...

Todo puede ser, al final tendrán que hacer las paces... no veo que sea un mal ticket, especialmente para competir contra dos varones blancos si es que los republicanos optan por esa fórmula. Aún queda mucho para hablar de VP de todas formas

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El candidato demócrata tiene asegurado el 90% del voto negro. No necesita un negro de VP por temas de equilibrios electorales. No aporta nada.

En este caso Obama supondría otro riesgo. Y es que luce más que Hillary. La eclipsaría. Sería la estrella. Muchos lo verían más presidencial que la candidata a Presidente. Y eso debilita la imagen del número uno, evidencia todo lo que no gusta de ella, que es la que sale en las papeletas.

Compitiendo con McCain además, necesitará alguien fuerte en Defensa. Puede decidirse por Wes Clark. Aunque claro, si Obama llegase a la Convención con un buen número de delegados, y estos no estuvieran dispuestos a votar por Hillary para escenificar la unidad, a no ser que escoja a Obama para VP... puede no quedarle más remedio. A no ser que él diga que no está interesado en la Vicepresidencia.

Carlos :. dijo...

No se trata de ganar el voto negro, sino de asegurar un ticket diverso frente a una nueva apuesta de varones blancos protestantes. Obama está en la edad de poder aprovechar una vicepresidencia pero efectivamente es llevar mucho voltaje en la segunda posición del ticket, Hillary corre el riesgo de que la ensombrezca.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El Partido demócrata ya es un partido de minorías. Lo que necesita para volver a sus tiempos de gloria es situarse como referencia de las mayorías. Además, en las últimas 3 décadas ha sido un partido muy periferico, limitado en lo básico al Noreste, los Grandes Lagos, y los tres estados de la Costa Oeste. Necesita una referencia nacional que proceda de algún lugar diferente, les guste o no. Ese ticket lo conformarían dos personajes que pertenecen a dos segmentos del electorado que ya se inclinaron más hacia los demócratas hace cuatro años, y de dos estados que llevan votando demócrata ininterrumpidamente y en rgandes núemros cuatro elecciones presidenciales consecutivas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Hay que entender que EEUU es más grande que Europa. De la misma forma que las prioridades de un español y un danés no son las mismas, tampoco lo son las de un señor de Vermont o Maine y las de uno de Missouri o Tennessee. Un político de Maine puede tener entre sus prioridades "un domingo sin coches" para no contamianr el meido ambiente. Y un votante de Ohio o Missouri puede no sentir ningún interés por ello.

Esto es sólo un ejemplo para entender que hay candidatos que lo tendrán siemrpe más difícil para conectar con los valores que rigen el modo de vida de ciduadanos de otros estados. Un elector blanco POBRE de Arkansas, Tennessee o Missouri puede decidir no votar a un candidato alejado de su realidad cultural (por ejemplo en el tema de las armas que ha decidido las dos últimas presidenciales), gentes que han sido pobres toda la vida, pueden decidir votar en función de los valores en lugar de por el bolsillo o temas materiales, siemrpe que sólo uno de los candidatos conecte con él en eso tan básico. Si los dos llegan a conectar con sur ealdiad en ese aspecto, puede decidir votar pensando en otras cosas. Y ahí está la clave. Un candidato naiconald el Partido Demócrata, necesita superar esa barera, ese corte que le hará aceptable o inaceptable. Si supera ese corte, podrá hacerse cone sos votos, si se queda fuera en el priemr corto, ese votante no considerara nada más de lo que ese candidato diga sobre otras cosas.

Hay que entender eso. Las lecciones que dejó la derrota de John Kerry (y la de Gore) fueron claras. Tom Wolfe las expuso brillántemente. Sería un error para los demócratas no tenerlas en cuenta.

Carlos :. dijo...

lo de las lecciones de la "derrota" de Gore es más que cuestionable... Es evidente que los demócratas están concentrados en zonas periféricas pero qué hay poca diferencia con el hecho de que el éxito republicano está también concentrado en zonas particulares. El bipartidismo es así y lleva siendo así desde hace generaciones.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Por cierto, sobre lod e aproevchar la Vicepresidencia.... George Bush fue el único Vicepresidente que logró acceder a la Presidencia en unas elecciones en todo el Siglo XX. Y han sido muchos los aspirantes. Por lo que sea, no suelen gustar los Vicepresidentes en elecciones. El votante suele buscar a alguien nuevo.

Carlos :. dijo...

tienes razón, me refería más bien a una cuestión de edad... no sé, si la opción es quedarse en el Senado vete a saber.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No es cuestionable lod e las leccioens de la derrota de Gore. Más allá de que ganara o no en Florida, por 600 votos arriba o 6000 votos abajo, es una realidad que Al Gore, en una coyuntura inmejorable para ganar, PERDIÓ HASTA 11 ESTADOS que habían sido ganados por Bill Clinton cuatro años antes (West Virginia, Tennessee, Arkansas, Kentucky, Florida, Louisiana, Nevada, Arizona, Ohio, Missouri, y New Hampshire). La gran mayoría de ellos por lo que te he comentado. Eso fue un fracasoe strepitoso.

Los feudos republcianos también son limitados, pero en un electorado polarizado, serán la mitad + uno. Y los demócratas tienen más necesidad de vascular, porque los republicanos hace ya tiempo que adquirieron en propiedad el monopolio del principal factor que lleva a la unión emocional del país. El patriotismo y todo lo derivado.

No te engañes, si este año se espera una elección igualada es por el tipod e candidatos que plantean los demócratas. Sabes que con otro tipo de candidato, algún Gobernador de un estado sureño minimamente carismático, tendrían todas las de ganar con claridad este año después del desgaste de la Administración Bush. Si ganan con Hillary u Obama, será justito, y sin varias apenas el mapa electoral. Es desaprovechar una ocasión única.

Carlos :. dijo...

en una elección presdiencial lo mismo da ganar por un voto que un millón, pero es ciertpo que Hillary y Obama no dan un perfil bueno como podría ser Warner

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No sólo Warner. Lo que los demócratas necesitan es un candidtao que sepa disputar la elección en terreno republicano. Ya sea un político que ya ha ganado elecciones en territorio republciano, o una figura (por ejemplo un General) que pudiera tomar la iniciativa en los debates en que los republcianos se sienten a salvo.

Si te fijas bien, la opción Hillary es una continuaicón de lo ofrecido con John Kerry en 2004. Es exáctamente lo mismo. Pero sin condecoraciones. Un Senador del Noreste, bien relacionado con el aparato del partido, que mantiene posicioens ambiguas en temas como los impuestos, las armas, el matrimonio homosexual, etc. que dice ser fuerte en Defensa y Seguridad Nacional pero nadie cree que lo sea, etc. Viene a ser lo mismo pero en plan más "celebrity".

Mientras que los republicanos reacción ante un mal momento, presentando a un tipo que se enfrentó a Bush hace ocho años, y cuya estrategia no es sólo consolidar la base como era la de Bush. Luego saldrá bien o saldrá mal, pero es un paso hacia otro escenario.

Eso es lo alucinante. Que no se vea una evolución en los demócratas, como sís e vio por ejemplo entre el 88 y el 92. Dukakis hablaba públicamente en cotnra de la pena de muerte en el 88, Clinton en el 92 hizo un alto en la campaña para ir a Arkansas a firmar la sentencia de meurte de un retrasado mental. Ahí había una gran diferencia entre la naturaleza de ambos candidatos. Pertenecían a dos realidades bien distintas.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Dukakis fue presentado en el 88 como un tipo que dejaba salir con eprmiso a los criminales, todo eso lo fulminó en lsoe stados decisivos. Contra Bill Clinton no pudieron hacer nada pro el estilo, porque se presentó como alguien fuerte en la lucha contra el crimen. No dio pie a que lo atacaran desde un flanco muy sensible en estados como Florida, Tennessee, o Colorado, que terminó ganando. Incluso ganó en Georgia.

Ese es un ejemplo.