lunes, 28 de enero de 2008

Grandes endorsements

Cada día lo anuncian periódicos, congresistas, algún senador o gobernador... Soy poco partidario de traer aquí los apoyos públicos a los candidatos salvo que sean verdaderamente importantes, pero los de hoy son de los gordos, de los que pueden tener una influencia más o menos real.

Barack Obama ha logrado uno de los apoyos más suculentos del menú demócrata, el de Ted Kennedy. El senador de Massachusetts es una de las voces con más autoridad en el partido demócrata. Aparte de la obviedad de que es hermano pequeño de dos leyendas del Partido asesinadas, John y Bobby Kennedy, Ted lleva nada menos que 45 años en el senado. Venerado por los liberales de la costa este y admirado en todos los estratos demócratas, Kennedy puede aportar mucho a la campaña de Obama. No en vano, sus responsabilidades senatoriales cubren varios de los temas clave de esta campaña: preside el comité de Salud (cobertura sanitaria, siempre clave para los demócratas) y es miembro del de Servicios Armados (Irak), Judicial (decisivo en los nombramientos a la Corte Suprema) y del comité conjunto Congreso-Senado de Economía (la crisis). Kennedy tiene buenos lazos con la familia Clinton que hacían pensar que no tomaría esta senda, pero aquí está.

John McCain ha conseguido dos apoyos que pueden ser importantísimos para vencer en Florida, un estado que su rival Mitt Romney necesita de verdad ganar. El primero es el de Charlie Christ, elegido gobernador hace año y medio y cuya maquinaria política puede ayudarle mucho a conquistar este estado clave para los republicanos. El segundo es el de Mel Martinez, senador por Florida, ex-miembro del gobierno Bush y hasta hace poco presidente del Partido Republicano. Sin embargo, su faceta más importante es que es la figura política más relevante del influyente exilio cubano de Miami. Este es uno de los grupos republicanos clave del estado, tal vez el más importante, y con el apoyo de Martínez McCain se acerca un poco más a ellos.

De propina: no habrá anuncios políticos durante el descanso de la Superbowl. Los segundo más cotizados y más golosos del año publicitario no serán para ningún candidato.

La bola de Cristal: ahora, a Florida.

No hay comentarios: