Archivo del blog

martes, 26 de febrero de 2008

La foto de la discordia



Sí, es Barack Obama. Sí, va vestido con una especie de turbante. Sí, la foto la está distribuyendo la campaña de Hillary Clinton, o eso parece. La maravillosa instantánea es de un viaje senatorial a Somalia en 2006 cuando, según esa horrible costumbre diplomática, se puso la vestimenta típica del país. Por supuesto, una imagen poderosa para cualquier candidato a presidente de EE.UU. cuyo segundo nombre sea Hussein.

Una jugada muy lamentable en mi opinión. La foto la ha publicado hoy Drudge Report , que cita fuentes de la campaña Clinton. Poco sorprendente, ya tuvieron problemas con emails de voluntarios que situaban a Obama como cabeza visible de una conjura musulmana para destruir Estados Unidos desde dentro. Lo más incriminatorio es la falta absoluta de un desmentido claro por su parte. Sus declaraciones son el equivalente sonoro de un gran letrero que dice "Yeah we did it". Así lo indica el comunicado de la jefa de campaña de Hillary.

Maggie Williams: "Hillary Clinton ha vestido las ropas típicas de paises que ha visitado y ha difundido ampliamente las fotografías"
Tal vez sea eficaz en algunos círculos pero me resulta desesperado y estoy con Andrew Sullivan:
"¿Cómo se han situado tan cerca de perder esto? Tenían todo el dinero, todos los contactos, todas las palancas, el establishment al completo, el mayor nombre demócrata en décadas y han sido obligados a un humillante duelo a vida o muerte por un novato negro y liberal con un nombre divertido..."
De propina: ensombrecido por la dichosa foto, un escándalo financiero flota sobre McCain. El partido demócrata va a demandarle por incumplir la misma ley de financiación electoral que él escribió. En el fondo del asunto, su recurso al dinero de los lobbys cuando estaba casi en quiebra antes de Florida. Es el problema de ser, de hecho, el nominado.

La bola de cristal: una semana para una cita decisiva en Ohio, Texas, Vermont y Rhode Island.

4 comentarios:

Cormac Milius dijo...

Esta foto le hará daño a Obama, que como dice Antxon sería perfecto si se llamase Jackson o similar. Son pequeñas tonterías pero que al final te pueden destruir tu imagen, que es el mayor patrimonio de Barack, no lo olvidemos.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Creo que en las primarias demócratas puede no perjudicarle. Los demócratas pueden solidarizarse. Pero en la elección general, donde ya votan todos los demás, sí que todas estas cosas puedens er efectivas. Aunque lsor epublcianos tienen otras cosas que utilizar contra él.

Lo del nombre es más serio de lo que pueda parecer en principio. A mí por ejemplo, hay dáis que me gusta más Obama y días que me gusta menos, y esos días en que me gusta más y creo que sería la mejor opción para la Presidencia, no puedo evitar sentir cierto bajón cuando recuerdo "pero por qué tiene ese nombre tan espantoso". El tema del nombre ya jugó en contra de Dukakis.

Cormac Milius dijo...

Sì, a mì me pasa lo mismo con el nombre, reconozco que es una chorrada pero no lo puedo evitar. Recuerdo que cuando lo de Dukakis al ver ese nombre asociado ademàs a la estética del sujeto no sabìa si echarme a reir o a llorar. Y a lo mejor hubiera sido un buen presidente, pero. . .

Carlos :. dijo...

creo que en primarias se puede volver contra Clinton y, sí, es munición para los republicanos en la general sobre todo cuando Obama parece querer dar la sorpresa en algún estado rep, como ha hecho en primarias. Lo del nombre... bueno, supongo que puede ser pero hace falta mucho más que un apellido para hundir a un candidato. Dukakis era un desastre y un muy mal campaigner: la foto del tanque, el dejarse arrastrar en la pena de muerte, Willie Horton, etc... el nombre griego fue sólo un factor más