Archivo del blog

lunes, 18 de febrero de 2008

Wisconsin y Superdelegados

Las miradas del país se tornan hasta este estado junto a la orilla de los grandes lagos, con una población similar a la de la Comunidad de Madrid. Ha votado demócrata cinco presidenciales seguidas y mañana otorgará sus 92 delegados a Hillary Clinton y Barack Obama, que llegan ajustados en las encuestas, o con una leve ventaja del senador de Illinois en los últimos sondeos. Mañana por la noche sabremos si regresa o no el efecto Brady. La otra cita del día son los caucus de Hawaii, aunque sería natural pensar que Obama ganará sin problemas en su estado natal.

Mientras tanto, "Superdelegados" es la palabra más célebre entre los demócratas. Con una convención que sigue un irremisible camino de empate técnico, la atención se centra en estos delegados no electos que podrían inclinar la balanza de un lado o de otro independientemente de quién llegue con más votos. Con el viento soplando en contra ahora mismo, la campaña de Hillary parece perfectamente dispuesta a jugársela en la Convención de Denver y sacar la nominación de un modo u otro. Ya se han oído varias voces al respecto por parte de su estratega jefe, Mark Penn, y de más personas. El último, y no se puede ser más claro, ha sido el co-presidente de la campaña en Michigan Joel Ferguson.

"Los Superdelegados no son delegados de segunda clase. Los verdaderos delegados de segunda clase son los escogidos en caucuses de estados rojos (republicanos) que nunca van a votar demócrata"
Recadito para Obama, al que yo creo que esto le da más munición para atacar. Ohio y Texas están en el horizonte cada vez más disputados, como última gran cita de este calendario de primarias.

De propina: ayer Obama mantuvo una reunión secreta con John Edwards en la casa de este en Carolina del Norte. El tema no es difícil de adivinar: un endorsement. Que nadie se lance tanto, ya estuvo con Clinton en los mismos términos la semana pasada.

La Bola de Cristal: como Edwards no se de prisa, su endorsement va a depreciarse. El punto álgido de cotización se sitúa cuando falten pocos días para Ohio y Texas.

3 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La última gran cita es Pennsylvania. En abril. Creo que tiene más delegados que Ohio, y menos que Texas. Tal y como están las cosas ahora, la campaña seguirá hasta allí por lo menos.

FREDY dijo...

Creo que tiene algo de razón al decir que los electos en Estados rojos (no importa si son primarias o caucus) no deberían de pesar tanto.

Al final es un mensaje falso (alguien que gane la nominación por delegados de Estados rojos podría perder la elección final ya que éstos no le serán suficientes para convencer al resto del electorado, digase UTAH, ALASKA, ETC).

Pienso que también es una manera de contribuir con la UNIDAD DEL PARTIDO pero debería de distribuirse de mejor manera, en la que si bien se tome en cuenta a todos los ESTADOS tengan más importancia los QUE VOTARÁN DEMOCRATA en noviembre.

Si no lo que pasaría es que LOS REPUBLICANOS ELEGIRÍAN AL CANDIDATO DEMOCRATA.

pensemos un poco en eso.

CARLOS GRACIAS POR CREAR ESTE BLOG TAN INTERESANTE, NUTRITIVO AL CEREBRO.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No estoy de acuerdo con eso. Estoy de acuerdo en que los Caucus nod eberían pesar tanto como las primarias. Pero no estoy de acuerdo en que se haga una distinción entre estados conservadores o estados liberales. Eso sería una burrada tremenda. Y supondría distanciarse aún más de la mitad del país.

No importa que un estado como Utah sea mayoritariamente republciano. En todos los estados hay algún demócrata o algún republicano, sean mayoría o minoría, y tienen derecho a paricipar en el proceso interno del partido.

Eso que han dicho en el equipo de Hillary es lo más desafortunado que he oído en mucho tiempo. Mira, Tennessee pro ejemplo es une stado conservador, muy rojo en las eleccioens Presidenciales, pero tiene un Gobernador demócrata inmensamente popular. Qué es entonces, une stado rojo, un estado azul... siempre hay demócratas y republicanos en todas partes. Y el sistema de selección de candidatos está pensado apra dar legitimidad al proceso y al candidato que salga de él. Y que esté en consonancia con la realidad completa de la Nación por cuya Presidencia va a luchar.