lunes, 31 de marzo de 2008

Resistiré


Como decía la canción, Hillary Clinton es como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie. Si alguien había pensado que iba a retirarse ante ese argumento de que es casi imposible remontar la ventaja de Barack Obama, que se lo vaya quitando de la cabeza. Hillary se queda hasta el final.

"Sé que hay algunas personas que quieren acabar con esto y yo creo que están equivocadas. No tengo intención de parar hasta que no finalicemos lo que empezamos y hasta que veamos que pasa en los 10 siguientes estados y hasta que resolvamos Florida y Michigan. Y si no lo resolvemos, lo resolveremos en la Convención - para eso están los comités de credenciales".
Pues eso, que toda esa charleta de "hacerse a un lado por el bien del partido" no cala lo más mínimo en Hillary, que está dispuesta a llevar está batalla hasta Denver. Hoy tiene justificación, pero si la situación se mantiene así hasta el fin de las primarias y la senadora fuerza una convención fea con Florida y Michigan de protagonistas, será la culpable efectiva de dinamitar buena parte de las posibilidades de los demócratas en la general.

Obama ha respondido con cautela, dice que su postura es que Hillary "debe permanecer en la carrera tanto como desee". Yo me permito añadir que todos los candidatos se comprometen a seguir hasta el final hasta la misma comparecencia en que anuncian su retirada, si no que se lo pregunten a Mitt Romney.

De propina: ya ha declarado la victoria. Dicen que se han hecho con unos cinco delegados más que la pesadilla del recuento de Texas aún no ha terminado, pero la campaña de ObamaClinton en el Lone Star State.

La bola de cristal: la campaña de Hillary ya ha comenzado a no pagar cientos de facturas a pequeños proveedores. Una práctica habitual ahora que la carrera está cuesta arriba y los donantes se muestran reticentes. Apenas hemos visto el principio, si de verdad esto dura hasta la Convención, los recortes serán drásticos.

viernes, 28 de marzo de 2008

Una cita y la agenda del fin de semana

La cita de la semana es de Obama, pero probablemente la firmarían unos cuantos más. El candidato da su opinión sobre la temporada de primarias:

"Una buena película que duró como media hora de más"
La agenda de Barack Obama:
Intentar despertar en Pennsylvania, donde sigue diez puntos por detrás según la última encuesta de ARG. Y ya que está en el estado, aprovechar para besar por donde pisa el senador Bob Casey, que le ha endorsado hoy "para ayudar a unificar el Partido" a pesar de que había repetido muchas veces que no se decantaría antes de la primaria. También debe entrenar y ponerse en forma para el 3x3 de baloncesto que ha organizado para registrar votantes en Indiana. Y por último, agradecer a la Universidad de Chicago que haya aclarado que no se inventó que había sido "profesor" sino que en realidad lo fue, desmintiendo las últimas críticas de la campaña de Hillary.

La agenda de Hillary:
Hincharse de orgullo por su hija Chelsea, que ha declarado que mamá sería mejor presidente de lo que fue papá. Hacer llamadas a varios importantes seguidores de su rival que aprovechan cualquier ocasión para pedirla que se retire. Enfurecerse leyendo un artículo de la que probablemente es la mejor escritora política del último siglo, Peggy Noonan. Insistir en su plan económico y asegurar sin descanso que no lo deja, que resiste hasta el final.

De propina: como dos tortolitos, los ex-enemigos McCain y Romney hacen campaña cogidos de la mano. Uno que se postula para vicepresidente.

La bola de cristal: la dirección del Partido Demócrata quiere la nominación decidida para el uno de junio. Y ellos tiene modos de presionar.

Vicepresidenciables

El aura de nominado que empieza a advertirse en Barack Obama tiene muchas consecuencias. La primera es que es el objetivo de referencia de los ataques de John McCain y la segunda es que todo el mundo se pregunta quién llevaría de vicepresidente, una cuestión muy compleja, pero ya hay nombres sobre la mesa. Sólo comento los que he escuchado por ahí, iremos avanzando más luego.

Michael Bloomberg: es cierto que fue elegido como alcalde republicano y que eso otorga cierto equilibrio al ticket porque Obama tiene que luchar contra la percepción de ser demasiado liberal. También es cierto que tiene experiencia ejecutiva que Obama no posee y que no está de más una ayuda en el este y en New York, si es que Obama vence a una de las senadoras del estado. Pero... ¿realmente un demócrata va a perder New York? Y además, ¿puede ayudarle de alguna manera con esos hombres y mujeres blancos de las zonas rurales que representan el mayor problema? Estamos hablando de un judío multimillonario y un afroamericano, un ticket que sería el colmo de la integración pero no claramente representativo de Estados Unidos.

Bill Richardson: Una apuesta segura en un principio; gran experiencia ejecutiva, además en un sector clave para el futuro como la energía, y también en relaciones exteriores, una parcela en la que Obama está fuera de onda. Además solucionaría en parte el problema de los latinos. Pero... los latinos de California, por poner un ejemplo, no van a votar a un republicano de todas formas. Y ¿de verdad está preparado el país para un ticket integrado únicamente por minorías? Se comenta que además Richardson tiene una serie de turbias historias en su pasado que serían especialmente dañinas con el electorado femenino si salieran en mitad de la campaña, unas votantes que ya habrían visto pasar la primera oportunidad histórica de poner una de las suyas al mando.

Kathleen Sebelius: mujer, gran experiencia ejecutiva, gobernadora popular de un estado tan republicano como Kansas. Puede ayudar en el Sur mientras se apuesta por la primera vicepresidenta de la historia. Una gran jugada. Pero... ¿alguien cree que un demócrata va a ganar Kansas? El último fue Lyndon Johnson y, de cualquier forma, son seis votos electorales. Puede resolver en parte algunos de los grandes problemas de Obama, pero el varón blanco rural seguirá ahí.

Chris Dodd: extraordinaria experiencia internacional, una de las caras conocidas del senado, blanco de la Costa Este y defensor de grandes causas sociales del senado. Un complemento "del aparato" para un Obama que apuesta por la ruptura. Una buena elección. Pero... ¿Otro elitista de la Costa Este? Eso no va a jugar bien en grandes zonas del país. Además, no ha hecho otra cosa que sentarse en el Congreso, primero en la Cámara y luego en el Senado. Experiencia ejecutiva, cero, y con Obama ya sumaría dos. ¿Un ticket sólo de senadores? mala cosa en estos tiempos.

Yo creo que si gana le hará falta alguien tipo Evan Bayh, mejor aún si es mujer. O Mark Warner, pero se va al Senado. O John Edwards, pero no fue capaz de ganar su estado en 2004. Pero claro, vosotros tendréis vuestros porpios candidatos. ¡Dadme nombres!

De propina: Obama ha trasladado a Pennsylvania a Paul Tewes, el hombre que coordinó su victoria en Iowa. A parecer en el entorno del senador se cree que hasta ahora no se ha puesto suficiente énfasis en ir a por la victoria.

La bola de cristal: la agria batalla está pasando factura a Hillary. Según la última encuesta de Wall Street Journal sus negativos han alcanzado un récord histórico. Tan sólo un 37% de los estadounidenses tendrían una opinión positiva de ella. Un dato francamente malo de cara a una elección general que estará en boca de todos sus enemigos en los próximos días.

jueves, 27 de marzo de 2008

Inquietud entre los jefes

Por muy épica que esté siendo la batalla por la nominación, los líderes del Partido Demócrata son los más dolorosamente conscientes de que cada día que se prolonga se aleja un poco más la posibilidad de recuperar la Casa Blanca. Con un presidente republicano en mínimos históricos de popularidad, un país con numerosos y graves problemas y un rival ya preparado, lo demócratas no pueden sacar ningún partido de las ventajas. Es por eso que muchos líderes demócratas empiezan a expresar sin ninguna cortapisa su entusiasmo por un rápido e indoloro final del duelo Hillary Clinton vs. Barack Obama.

Hablo por ejemplo del líder de la mayoría demócrata en el Senado. Harry Reid (D-NV) que dice, con mucha seguridad y nada de nervios, que habrá un nominado antes de la Convención. Al preguntarle cómo, no aporta muchos detalles a parte de "He hablado con el Gobernador Dean. Se están haciendo cosas". Se trata evidentemente de Howard Dean, el presidente del Comité Nacional Demócrata, pero no sabemos qué "cosas" se están haciendo.

Otra voz que se une es la de Phil Bredesen que no les gusta su postura, que los , el gobernador demócrata de un estado republicano como Tennesse, reelegido en 2006 con un increíble 70% de los votos. Bredesen es uno de los impulsores de esa "mini-convención" de superdelegados aunque ha señalado que si Obama gana el voto popular y los insiders del partido le arrebatan la nominación, el Partido pagará un altísimo precio. Un razonamiento similar al de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA), que ya dijo que los superdelegados debían votar al candidato con más delegados y por ello ha recibido una curiosa amonestación en forma de carta. La firman una veintena de personas que se identifican como "fuertes colaboradores del Comité de Campaña Demócrata del Congreso" (DCCC) y "algunos de tus colaboradores más entusiastas". Todos ellos son grandes donantes de la campaña de Hillary y al identificarse así, están diciéndole discretamente a Pelosi que los Superdelegados deben decidir en conciencia y que a lo mejor cierran el grifo de donaciones para ella y para el órgano que dirige.

De propina: un juez ha declarado inconstitucional la ley electoral de primarias de Michigan, un nuevo escollo para repetir la primaria demócrata. Ya parece casi imposible.

La bola de cristal: el 30% de los habitantes de Pennsylvania son católicos, aún más si miramos a los demócratas. Aquí Hillary lleva ventaja así que no se extrañe nadie si empezamos a encontrar ciertos guiños en el mensaje de Obama.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Tres meses más

Mientras los demócratas de Pennsylvania se registran para votar en cifras récord, cada vez parece más claro que tenemos competición para rato. Hillary Clinton quiere esperar por lo menos tres meses y ver los resultados de las siguientes primarias. Eso nos pone en junio, dos meses antes de la Convención demócrata en Denver. La batalla podría durar en realidad mucho más, porque la senadora está dispuesta a pelear por lo delegados electos de Barack Obama, es decir, por el apoyo de los que fueron elegidos como representantes de su rival.

"Los delegados comprometidos no están comprometidos en la mayoría de los estados. No se requiere que nadie vote por nadie."
Malo para los demócratas pero espectacular desde un punto de vista informativo. Una convención a la antigua, con pactos subterráneos y promesas que cambian de manos, tiene un final imprevisible, nada que ver con las convenciones actuales que son tres días de publicidad e imagen de marca. Como digo es poco democrático, pero puede ser interesante dado que algunos ya apuntan incluso cosas tan impensables como que Al Gore sea el candidato de compromiso.

Y todo mientras continúa el cruce de acusaciones. Hillary dice que Jeremiah Wright, el pastor de Obama que hizo aquellos comentarios antiamericanos, no habría sido su pastor. Obama se ha tomado unos días de vacaciones pero su campaña sigue machacando a Clinton por haber mentido respecto a su viaje a Bosnia. CBS ha hecho público este vídeo en el que, sobre la narración de los hechos de la propia Clinton, se ven las imágenes reales que tiene muy poco que ver con correr con la cabeza abajo entre el fuego de los francotiradores. Aquí lo dejo.

De propina: Nancy Reagan ha bendecido a John McCain. Y cuando esa dama habla, el resto callan y escuchan. Por eso al nominado republicano no le ha importado nada trasladarse hasta la residencia de los Reagan en Bel-Air.

La bola de Cristal: Hillary lo tiene todo a favor para vencer en Pennsylvania, pero su ventaja se difumina un poco y con unas expectativas tan altas, será un desastre si por casualidad pierde.

martes, 25 de marzo de 2008

El método Clinton

Nada mejor para ganar un competición que poder cambiar las reglas. El senador Evan Bayh de Indiana, gran seguidor de Hillary Clinton tiene una idea. Los Superdelegados, que tendrán al final que decidir esto, deberían orientar su voto NO por quién tenga más delegados electos, NO por quién ha ganado más caucuses y primarias, NO por quien lleve ventaja en el voto popular... los superdelegados deben fijarse en quién ha ganado en los estados con más peso en la elección general. Mira tú, una categoría en la que Hillary sí que va por delante de Barack Obama.

La segunda idea brillante de la semana es una "miniconvención" previa. Es decir, que los 800 superdelegados se reunan con antelación y decidan quién va a ser el nominado. Una táctica que clarísimamente atrae a los votantes que sienten que su voto cuenta cuando al final es un concilio de la cúpula del partido el que decide el nombre que encabeza el ticket. Y dicen que no sentar a Florida y Michigan desencanta a los votantes... Se avecinan cuatro nuevos años con un republicano en la Casa Blanca.

De propina: que nadie tema por su futuro profesional. Tras su fallida lucha por la nominación republicana, Fred Thompson ha firmado un contrato para retomar su carrera cinematográfica.

La bola de cristal: ayer pasamos el triste umbral de los 4.000 soldados estadounidenses fallecidos en Irak, y a saber cuántos iraquíes van ya... Supongo que esto llevará a los candidatos a ocuparse un poco más de un tema que ha perdido fuelle en los últimos meses.

lunes, 24 de marzo de 2008

Experiencia demostrable

No es un secreto para nadie que haya venido leyendo este blog que soy un escéptico respecto a la "experiencia" que siempre cita Hillary Clinton entre sus cualidades para ser una buena presidenta y que, evidentemente, no posee Barack Obama. Experiencia en política exterior y seguridad adquirida, según ella, durante los dos mandatos de su marido en el Despacho Oval. Siempre he creido que no siendo Hillary miembro del Gabinete ni ocupando ninguna responsabilidad más allá de las estrictamente ceremoniales, habría sido necesario que hubiera pegado la oreja a las puertas para que le llegara algo. Esto es, por supuesto, opinable, pero como ya dije hace unos días, la apertura de los archivos de su agenda como primera dama iba a traer problemas en este tema.

Esos 11.000 folios permiten hacer una comprobación de casi todo cuanto ha dicho Hillary que hizo en aquellos años. Relatan que en el primer ataque al World Trade Center, o en el atentado contra el USS Cole, mantuvo su agenda y no recibió ninguna información. De esos esfuerzos por la paz en Irlanda del Norte y los Balcanes sí que se ve alguna reunión a lo sumo, aunque sus asesores dicen que el trabajo de mediación se llevó a cabo discretamente entre bambalinas. Sus enemigos en Internet están usándola de piñata por haber dicho que aterrizó en Tuzla (Bosnia) entre fuego de francotiradores y que tanto ella como su hija Chelsea tuvieron que ser evacuadas de la pista tras la suspensión de la recepción, cuando parece que el acto se celebró con normalidad y sin disparo alguno como recogían todos los periódicos al día siguiente.

No creo que para ser una buena presidenta sea un requisito haber sufrido fuego de francotiradores en Tuzla. Creo que Hillary Clinton tiene experiencia política y algunas buenas ideas sobre a dónde debe caminar Estados Unidos, simplemente creo que no debería basar su campaña en pintar los dos mandatos de su marido como una copresidencia, porque no se ajusta a la verdad.

De propina: más llá de Pennsylvania, muchos recursos se centran ahora en Carolina del Norte, el estado siguiente que podría dar por terminada la competición o situar a Hillary en condiciones de reclamar con algo de legitimidad la nominación. Ya se plantean debates y arde el teléfono del hijo favorito del estado, John Edwards.

La bola de cristal: suena para vicepresidente de John McCain el gobernador de Louisiana Bobby Jindal, el más joven de todos. Republicano solvente, de origen indio y ensalzado por las grandes voces del conservadurismo ("el próximo Ronald Reagan" según Rush Limbaugh). Yo creo, sin embargo, que se quedará un poco más en su estado, que a fin de cuentas le ha elegido hace sólo unos meses.

domingo, 23 de marzo de 2008

Richardson for Obama


Barack Obama se ha apuntado uno de los premios gordos en la primaria de los endorsements. Bill Richardson, gobernador de New Mexico y, más importante, hasta hace bien poco candidato a convertirse en el primer presidente hispano de los Estados Unidos. Para más INRI, ex-embajador ante la ONU y secretario de energía de Bill Clinton.

Como es evidente, sus lazos con Hillary Clinton eran muy fuertes e incluso ha reconocido que estuvo muy muy cerca de darle su endorsement hace unos meses. Él mismo contaba esta mañana que ayer tuvo una conversación "dura" con Hillary para anunciarle su decisión. Aún así, la campaña de la senadora ya ha recalcado que el endorsement llega tarde para tener influencia, porque ya se ha votado en Texas donde hay mucha presencia hispana.

Más allá del horario idóneo, es uno de esos endorsements que sí pueden marcar en algo la diferencia. Abunda en la teoría que se da en muchos círculos demócratas sobre la "inevitabilidad" de una victoria de Obama en delegados y voto popular, y que por tanto Hillary sólo podría lograr la nominación con jugarretas ya en la Convención. Por cierto, Richardson hace el superdelegado número 62 en apuntarse al Team Obama desde el Supermartes.

De propina: Según dicen los que le conocen, John Edwards no se apunta al carro de Richardson y parece que se mantendrá neutral hasta el fin de las primarias.

La bola de cristal: aún un mes para Pennsylvania, qué largo...

jueves, 20 de marzo de 2008

Discursos, archivos y Mónica Lewinsky

Barack Obama ha dado su tan cacareado discurso sobre los problemas raciales y, a decir de las crónicas, no le ha ido muy mal. Se trataba de cortar el revuelo creado por las palabras incendiarias de su pastor y poner a salvo una campaña que tiene que ver mucho con el color de la piel. Como decía, no sé hasta que punto este tipo de discursos llegan del todo hasta el electorado, pero la reacción de los medios ha sido particularmente positiva.

Una de las principales tareas de los equipos de campaña consiste en controlar los ciclos de noticias, en que su mensaje aparezca en los medios en lugar del de su rival. Es por eso que tras meses de dar vueltas entorno al tema, ha sido precisamente hoy cuando la Biblioteca Presidencial Clinton ha hecho públicas las agendas oficiales de Hillary Clinton durante los ocho años que pasó en la Casa Blanca con su marido. 11.000 folios que habían sido repetidamente solicitados y que hoy por fin han vuelto a la luz. Llevará tiempo analizarlos, pero de momento lo único que se sabe es que la entonces primera dama estaba también en la Casa Blanca el día que su marido tuvo aquel "asuntillo" con Mónica Lewinski. Más cosas saldrán de aquí.

De propina: hoy una encuestas nos dice que los estadounidense consideran más sencillo que un afroamericano llegue a presidente que que lo haga una mujer. En fin...

La bola de cristal: Hillary tiene una ventaja por encima de diez puntos en todas las encuestas de Pennsylvani. La clave no es ya que gane, sino si la magnitud de su victoria levantará las suficientes dudas sobre la candidatura de Obama.

martes, 18 de marzo de 2008

La Revolución del Daily Kos

El Daily Kos es un blog central para entender mucho de lo que pasa hoy en día en el partido demócrata. Es el punto de encuentro del movimiento surgido en torno a la candidatura de Howard Dean hace cuatro años, fuertemente liberal y con un uso inteligente de las nuevas tecnologías. Pero más que eso, anti-establishment tanto republicano como demócrata.

Su éxito está consolidado, tiene millones de visitantes hasta el punto que según el ranking technorati es el undécimo blog más popular de la red. Su creador y principal líder es Markos Moulitsas, un ex-militar que se ha convertido en algo así como un icono del movimiento grass-roots del partido demócrata y que demuestra tanto interés en derribar a George Bush como en apoyar a Ned Lamont en las primarias demócratas de Connecticut con tal de quitar de enmedio al moderado Joe Lieberman. Pero no es el único autor del blog. Daily Kos lo escribe una "comunidad" con cientos de miembros que van elaborando diarios que suben a la página principal. Pues bien, Daily Kos vive su primera huelga en apoyo de Hillary Clinton.

Varios colaboradores habituales han decidido iniciar una huelga de teclados caidos ante lo que consideran un maltrato injustificado a la senadora desde el blog. Culpan directamente a los administradores de permitir ataques sexistas y falsificaciones de la trayectoria de Hillary. Markos lo niega pero él mismo tiene una opinión muy clara sobre Clinton. Según él no se trata de preferencias personales, sino de la unidad de los demócratas:

"Es Clinton, sin posibilidad razonable de ganar, quien está fomentando una guerra civil en contra de la voluntad del electorado demócrata. Con lo cual, al menos en lo que a mí respecta, no merece justicia en este sitio"
Kos está como veis, de muy mal café, porque cree que Hillary no tienen ninguna posibilidad de ganar más delegados que Barack Obama y que su candidatura depende de convencer Superdelegados o, peor aún, delegados electos de Obama de que se vayan a su trinchera.

Más allá de la importancia de una guerra interna en un sitio web y como decíamos ayer, reflexionemos sobre cómo afecta esto a las posibilidades demócratas de noviembre. Las bases más entregadas se pelean a muerte. ¿Cuántos cambios habría que hacer en el sistema de primarias demócratas para que no se repitiera este largo espectáculo?

De propina: las cosas se ponen mal para una nueva votación en Florida y Michigan.

La bola de cristal: ahora Bill Clinton se está llevando mucho palos, pero en la general podrá dar lo mejor de sí mismo. Gane quien gane.

lunes, 17 de marzo de 2008

Esto es el desgaste

He aquí la imagen del desgaste. Es el candidato republicano John McCain en el aeropuerto de Irak, donde ha llegado de visita. Mientras tanto, Hillary Clinton y Barack Obama siguen sacándose los ojos por la nominación demócrata gastando todos sus recursos en una guerra interna y descuidando a la fuerza la preparación de la batalla definitiva de noviembre. De ahí que McCain pueda dedicarse a pulir relajadamente su mensaje, conseguir donaciones y hacer este tipo de viajes. Hoy en Irak se reunirá con el Viceprimer ministro y con el jefe de las fuerzas estadounidenses Gen. David Petraeus, antes de marcharse a Israel, el Reino Unido y Francia, aliados de primer nivel de Washington. Si él actúa como un presidente y la gente lo percibe así, la mitad de la guerra por la Casa Blanca está ya perdida. Quizás esto es lo que reflejan también los últimos encuestas tipo matchup que ha publicado Zogby, en las que ya vence a los dos favoritos demócratas por cinco puntos o más.

De propina: el polémico pastor de Barack Obama ("Dios maldiga América") ha dejado el puesto de asesor espiritual de la campaña de Obama después de que el senador haya condenado sus excesos retóricos. No está del todo claro si por voluntad propia, o invitado, pero mucho me temo que lo segundo.

La bola de cristal: en el Congreso y ella puede ser un gran arma para la presidenta o Speaker de la Cámara de Representantes ha declarado que "Si los votos de los Superdelegados dan la vuelta a lo que ha pasado en las elecciones será dañino para el partido Demócrata", lo que hoy por hoy es un claro guiño a Obama. Este sí que es un buen apoyo, dado que muchos de esos Superdelegados trabajan codo con codo con Nancy Pelosi en el Congreso y ellas puede ser un arma clave para Obama a la hora de convencerlos.

viernes, 14 de marzo de 2008

Tareas pendientes

Visto en retrospectiva, resulta increíble pero es cierto. Cuando comencé con este blog, tampoco había tanto que contar. Ni siquiera los grandes medios estadounidenses prestaban mucha atención a los que hacían los candidatos cuando preparaban Iowa y New Hampshire con un año de anticipación. Y sin embargo ahora me resulta muy extraño tener por delante estas dos semanas de impasse sin primarias. Ya nos habíamos hecho al ritmo desenfrenado de Caucus - Primaria - Caucuas - Primaria.

Los candidatos, sin embargo, no pierden el tiempo. Además de recaudar dinerito e intentar pisar cada centímetro de Pennsylvania, tienen otras ocupaciones no menos importantes. La principal tal vez sea hablar por teléfono y al otro lado de la línea, suele haber un Superdelegado de esos que tienen en su mano decidir la carrera presidencial demócrata. Parece que los análisis apuntan a que gane quien gane en Pennsylvania, y tiene pinta de que va a ser Hillary Clinton (51 - 38 Rasmussen hoy), el reparto proporcional de delegados seguirá registrando que ninguno tiene los suficientes para alcanzar la nominación y que Barack Obama tendrá algunos más. De ahí el interés de ambos y la razón de que Obama hable con Al Gore todas las semanas, y también a menudo con John Edwards, que le podría echar una mano aunque no es Superdelegado.

Así, los candidatos deben aprovechar también para impulsar sus teorías sobre qué hacer con la patata caliente de esta campaña: Michigan y Florida. En este último estado los legisladores han optado por no repetir, pero parece que en los grandes lagos sí que están por la labor de llevar de nuevo a la urnas a los demócratas. Ya conocéis mi punto de vista, así que no lo repetiré.

Pues eso, un pequeño rato de tranquilidad en esta tormenta electoral. Supongo que la tregua informativa tiene mucho que ver con el escándalo de prostitución del ex-futuro candidato a la candidato a la presidencia y gobernador de New York Eliot Spitzer. Pero mañana habrá que llenar periódicos y programas con algo nuevo, y allí estarán nuestros muchachos presidenciables.

De propina: hoy hay varios importantes votos de Presupuestos en el Senado y, por primera vez en meses, coincidirán en la cámara Hillary, Obama y McCain. Atentos a los saludos.

La bola de cristal: Hillary y Obama debatirán en Philadelphia para ABC el próximo 16 de abril.

jueves, 13 de marzo de 2008

Seis semanas de tregua

Sí, seis largas semanas de conjeturas, broncas, encuestas y tensión hasta la celebración de la primaria demócrata de Pennsylvania. Ayer Barack Obama se hizo con una victoria cómoda pero poco rentable en Mississippi, y otra poco lucida, muy luchada y muy rentable en Texas. Siglo y medio después de su celebración, parece claro que Obama es el ganador de los caucus de este estado, contrarrestando la victoria de Hillary Clinton en la primaria y superándola en número de delegados del "Lone Star State".

El asunto de Geraldine Ferraro, absurdo de todo punto, se ha complicado. Alguien ha rebuscado en los archivos y se ha dado cuenta de que ya pronunció la misma frase exacta en las primarias de 1988. "Si Jessee Jackson no fuera negro, no estaría en esta carrera". Además ella se ha defendido de una manera particular: "El racismo funciona en dos direcciones diferentes: realmente creo que me están atacando porque soy blanca". En fin, en la campaña Obama están celebrando este tipo de comentarios con sombreros y matasuegras. Ferraro ha dimitido de su puesto en la campaña de Hillary porque considera que la están utilizando para atacar a la candidata y no quiere que eso suceda.

De propina: codazos entre la primera fila republicana para que John McCain les elija como VP. Romney ha cambiado bastante el discurso hasta decir que se sentiría honrado, como cualquier líder republicano del país, si se lo pidieran. Y la campaña de John McCain anuncia una rueda de prensa de Rudy Giuliani en Pennsylvania...

La bola de cristal: el asunto de Florida y Michigan, con sus primarias rebeldes, tiene mal y difícil arreglo. Malo si no les sientan o si les dividen entre los candidatos mitad y mitad. Malo también si les sientan, porque las próximas primarias no habrá quien se ponga de acuerdo en un calendario.

martes, 11 de marzo de 2008

La noche de Mississippi y otras historias

Hace 32 años que Mississippi no vota demócrata en unas presidenciales, pero mira por donde, hoy sí que van a las urnas para responder a esa pregunta que va a desbancar a ¿Ser o no ser? De Hamlet: ¿Hillary Clinton o Barack Obama?

Se esperan una participación récord de unos 150.000 votantes y Obama mantiene hasta ahora claras ventajas en todas las encuestas. El 36% de la población es negra, y los afroamericanos representan el 70% de los votantes registrados demócratas, aunque pueden votar también republicanos e independientes.

En este estado, estrictamente segregacionista en su día, es seguro que han caido bien las declaraciones de por ahí, esa insinuaciones a medias en as que comenta que "ni siquiera a los delegados electos o de Geraldine Ferraro, la primera mujer que aspiró a la presidencia y hoy asesora de Hillary. A algunos les parece insultante que haya dicho que Obama "si fuera un hombre blanco, no estaría en esa posición". Yo creo que es un símbolo de progreso que casi por primera vez en la historia de Estados Unidos se pueda considerar una suerte nacer blanco en vez de negro. Mala estrategia, pero en fin... Me parecen peor esas pistas que va soltando por ahí como: "ni siquiera a los delegados electos o de caucus se les requiere que permanezcan con quien están elegidos". Una deriva poco democrática de cara a una convención que nace sin solución a la vista.

De propina: y eso que a Hillary le sonríe la vida. Lo tiene todo a favor para triunfar en la nueva cita decisiva, Pennsylvania. Ventaja de diez a veinte puntos en las encuestas y apoyo del gobernador Ed Rendell.

La bola de cristal: se seguirá hablando hasta el último momento del "dream ticket" en los dos sentidos. Clinton - Obama y Obama - Clinton.

domingo, 9 de marzo de 2008

Wyoming en el corazón (edición vicepresidencial)

Barack Obama sigue funcionando muy bien en los caucus y a estas horas todo indica que se va llevar el estado con unos veinte puntos de diferencia. No es que le rente mucho, porque sólo hay 12 delegados demócratas en juego, pero por lo menos es una buena noticia tras el batacazo del pasado martes. Además ha anunciado una nueva cifra de recaudación de 55 millones de dólares en febrero, mientras que Hillary Clinton se ha quedado entorno a los 40.

Y por supuesto, aún no se han puesto de acuerdo sobre si se juntarán o no para lo que muchos llaman ya el "dream ticket". Bill Clinton ha vuelto a poner el tema de moda diciendo que una candidatura Clinton - Obama sería "imparable". Obama no había sido muy claro al respecto hasta ahora, pero en una entrevista ha rechazado abiertamente la posibilidad si es que a él le toca ser el segundo nombre del ticket: "No me verás como candidato vicepresidencial".

De propina: Ron Paul ha dejado finalmente la campaña, para gran dolor de sus entusiastas seguidores en Internet. Le vamos a echar de menos, pero esperamos verle regresar tan pronto como a Mike DuHaime, el genio que llevaba la campaña de Rudy Giuliani y se gastó 54 millones de dólares en ganar un delegado y retirarse.

La bola de cristal: si en vuestras casas tenéis Localia y os da curiosidad verme la cara, mañana domingo haré la conexión en directo desde la sede de Izquierda Unida durante el programa especial de elecciones que arranaca a las 19.45

jueves, 6 de marzo de 2008

Michigan y Florida

Hoy Cormac Milius, uno de los comentaristas fijos de este blog, recordaba un antiguo dilema.

"¿por qué estàs en contra de que cuenten Michigan y Florida? Sería lo justo, no? No les vas a dejar fuera por minucias."
No es una opinión poco común, pero yo no estoy de acuerdo. Creo que sería una tremenda injusticia permitir que los delegados demócratas de estos dos estados inclinaran la balanza de la nominación si Barack Obama y Hillary Clinton siguen empatados. De los ocho candidatos demócratas que había entonces, sólamente Hillary compitió allí, el resto aceptaron la decisión del Comité Nacional Demócrata y pasaron de los dos estados, a pesar de que Florida especialmente es muy importante en la general.

No comparto que dos estados pequeños como Iowa y New Hampshire tengan tanto protagonismo en las primarias, pero la solución no pasa por saltarse a la torera todas las normas y luego pretender escapar sin pagar las consecuencias. Las cámaras legislativas y los gobernadores de estos estados ya sabían a los que se exponían.

Siempre he dicho que al final los delegados de los estados rebeldes votarían en la Convención, pero siempre lo he hecho pensando que uno de los candidatos tendría la nominación ya asegurada y querría hacer buenas migas con los votantes de Florida y Michigan. Tal cual están las cosas, conceder esta injusta ventaja a Hillary me parecería incomprensible.

Es sólo mi punto de vista pero yo creo en una máxima que dice que "el que la hace, la paga". Especialmente si cuando lo hizo sabía perfectamente cuáles serían las consecuencias. ¿Vosotros, qué?

De propina: el eterno recuento de los caucuses de Texas sigue adelante y parece que dejará a Obama con más delegados en el "lone star state" (¿era así?)

La bola de cristal: hay cierto movimiento de rumores que sugiere que ante una Convención bloqueada, los demócratas podrían nominar a Al Gore como candidato de consenso. Apuntadme un gran NO a esta posibilidad anti democrática que no se ha vista desde hace un siglo.

¿Matrimonio de conveniencia?


Del mismo modo que John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson aprendieron a entenderse, Barack Obama y Hillary Clinton podrían estar condenados a competir juntos en vez de uno contra otro. Una candidatura Obama-Hillary o Hillary-Obama por el bien del Partido Demócrata. Hoy la misma Clinton lo ha dicho en la CBS.

"Bueno, ese podría ser el final hacia el que nos dirigimos, pero pro supuesto tenemos que decidir quién va en la parte alta del ticket".
Es una solución apropiada, conveniente y tal vez la única posible. Aunque Obama mantiene una ligera ventaja en delegados, no parece que nadie pueda llegar a la convención con la nominación bajo el brazo si no es con un pacto de por medio. Y por supuesto, cada día que los demócratas siguen peleando entre sí es un día de alegría para John McCain.

Sin embargo, hoy por hoy, esto son castillos en el aire. Retrasamos el desenlace de este culebrón al menos hasta las primarias del gran estado de Pennsylvania, que en 2008 será clave no sólo en la general como es habitual, sino en esta parte del calendario.Votarán el próximo 22 de abril, y entre medias los demócratas acudirán también a las urnas en Wyoming y Mississippi.

Los fanáticos de estas primarias tenemos diversión para rato.

De propina: todo el mundo puede quedarse intranquilo. Los inefables ex-candidatos Ron Paul y Dennis Kucinich superaron ayer las primarias de sus dos respectivos partidos para mantener su escaño en la Cámara de Representantes.

La bola de cristal: los gobernadores de Florida y Michigan (republicano y demócrata) están apretando mucho para que sus delegados se sienten en las convenciones a pesar de que rompieron las reglas de los partidos adelantado sus primarias. Aunque mi opinión está en contra, creo que al final lo lograrán.

miércoles, 5 de marzo de 2008

La gran noche de Hillary (y McCain)


El pueblo soberano ha hablado y parece que no está tan seguro de quedarse con Barack Obama. A estas horas, Hillary Clinton se ha hecho con una crucial y generosa victoria en Ohio, además de en Rhode Island. Se ha impuesto también en la primaria de Texas, otro gran éxito, aunque aún no se sabe cómo quedará en el estado la batalla de delegados porque el recuento de los caucus (Texas mantiene los dos sistemas) aún no ha terminado y Obama va por delante. El senador de Illinois ha logrado llevarse Vermont, uno de cuatro, como era esperado.

En la campaña de Hillary se ven hoy más sonrisas de las que hemos podido encontrar hace meses. La campaña de Obama, por su parte, repite el argumento de sus derrotas ("veníamos desde muy atrás...") y recuerda que los resultados de hoy no le arrebatan su ventaja en delegados de cara a la Convención. Esos datos, sin embargo, no son los que importan. El títular de hoy es que Hillary Clinton ha parado en seco el momentum del que Obama ha venido disfrutando desde hace casi un mes.

Ahora a hacer las maletas y a marcharse a Pennsylvannia que, esta vez sí, parece la cita culminante del calendario demócrata. Si no se ponen de acuerdo en un nominado y tienen que entrar en Convención, muy mala cosa. Sobre todo porque John McCain reunió anoche los delegados suficientes para asegurar la nominación y por tanto puede dedicarse enteramente a idea modos imaginativos de triturar a los candidatos demócratas en la general. Mike Huckabee se ha retirado, pienso que con honor, y el presidente George W. Bush le endorsará hoy mismo.

martes, 4 de marzo de 2008

La gran noche que nos espera

Pues sí, ya está aquí la cita con las urnas de la que tanto hemos hablado. La carrera demócrata llega a esta jornada con sus líderes deseando que haya un nomina, sus bases pidiendo que la batalla continue y los candidatos más cautos que de costumbre con unas encuestas que siguen muy apretadas. Hillary Clinton dice discretamente que éste "es un proceso largo", desmintiendo a su marido Bill que hace una semana planteó Ohio y Texas como un match ball para la nominación, ganar o morir.

La agenda de hoy dice lo siguiente:
Las urnas cierran en Vermont a la una de la madrugada hora peninsular española para repartir 15 delegados demócratas. Ohio no termina hasta media hora después y tiene 141 delegados. A las nueve de la noche cierra Rhode Island, con sus veintiún delegados, y el premio gordo de la noche, 193 delegados, Texas.

He puesto el despertador a las 3 de la madrugada para un ver resultados... y hay una gran tormenta de nieve en Ohio.

De propina: no sé si son las ratas que abandonan el barco, pero creo que no han caido muy bien en la campaña de Hillary esas declaraciones de Mark Penn diciendo básicamente que él no tiene nada que ver con las decisiones.

La bola de Cristal: una encuesta dice que un cuarto de los votantes de Hillary apoyarían a McCain en la general si Obama logra la nominación. Yo creo que el estudio se ha hecho en lo más caliente del enfrentamiento de primarias y que realmente serían muchííííííííííísimos menos.

domingo, 2 de marzo de 2008

Predicciones

La tensión se palpa. Hillary Clinton y Barack Obama intercambian andanadas a pocas horas de uno de los días más decisivos del calendario de primarias. El de Illinois va a por todas, quiere un pleno que le otorgue de hecho la nominación y para eso está gastando mucho. La senadora trata de rebajar expectativas y mostrar que todo lo que no sea un pleno para Obama, es bueno para ella.

Yo os dejo las últimas encuestas, que muestran diferencias muy cortas, pero lo que me interesa es qué creéis vosotros. ¿Para quién será este nuevo Supermartes?

Texas

Ohio Rhode Island De propina: mucho se ha hablado de que Hillary va cuesta abajo en endorsements últimamente, pero no es así con el gran actor Jack Nicholson. Él se ha decidido por Hillary.

La bola de cristal: yo soy de los que creo que no habrá pleno, aunque nunca se sabe.