miércoles, 26 de marzo de 2008

Tres meses más

Mientras los demócratas de Pennsylvania se registran para votar en cifras récord, cada vez parece más claro que tenemos competición para rato. Hillary Clinton quiere esperar por lo menos tres meses y ver los resultados de las siguientes primarias. Eso nos pone en junio, dos meses antes de la Convención demócrata en Denver. La batalla podría durar en realidad mucho más, porque la senadora está dispuesta a pelear por lo delegados electos de Barack Obama, es decir, por el apoyo de los que fueron elegidos como representantes de su rival.

"Los delegados comprometidos no están comprometidos en la mayoría de los estados. No se requiere que nadie vote por nadie."
Malo para los demócratas pero espectacular desde un punto de vista informativo. Una convención a la antigua, con pactos subterráneos y promesas que cambian de manos, tiene un final imprevisible, nada que ver con las convenciones actuales que son tres días de publicidad e imagen de marca. Como digo es poco democrático, pero puede ser interesante dado que algunos ya apuntan incluso cosas tan impensables como que Al Gore sea el candidato de compromiso.

Y todo mientras continúa el cruce de acusaciones. Hillary dice que Jeremiah Wright, el pastor de Obama que hizo aquellos comentarios antiamericanos, no habría sido su pastor. Obama se ha tomado unos días de vacaciones pero su campaña sigue machacando a Clinton por haber mentido respecto a su viaje a Bosnia. CBS ha hecho público este vídeo en el que, sobre la narración de los hechos de la propia Clinton, se ven las imágenes reales que tiene muy poco que ver con correr con la cabeza abajo entre el fuego de los francotiradores. Aquí lo dejo.

De propina: Nancy Reagan ha bendecido a John McCain. Y cuando esa dama habla, el resto callan y escuchan. Por eso al nominado republicano no le ha importado nada trasladarse hasta la residencia de los Reagan en Bel-Air.

La bola de Cristal: Hillary lo tiene todo a favor para vencer en Pennsylvania, pero su ventaja se difumina un poco y con unas expectativas tan altas, será un desastre si por casualidad pierde.

2 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

La brokered convention es un problema. Pero al mismo tiempo puede ser bueno. Los niveles de audiencia televisiva serían muy superiores, y la cobertura del evento sería mayor a la que recibiría la convención republicana. Tiene cosas malas y buenas.

Cormac Milius dijo...

Las malas son que das un espectáculo televisivo pero de desunión. Y enfrente McCain sòlo con el problema de los conservadores màs radicales. Cormac.