domingo, 9 de marzo de 2008

Wyoming en el corazón (edición vicepresidencial)

Barack Obama sigue funcionando muy bien en los caucus y a estas horas todo indica que se va llevar el estado con unos veinte puntos de diferencia. No es que le rente mucho, porque sólo hay 12 delegados demócratas en juego, pero por lo menos es una buena noticia tras el batacazo del pasado martes. Además ha anunciado una nueva cifra de recaudación de 55 millones de dólares en febrero, mientras que Hillary Clinton se ha quedado entorno a los 40.

Y por supuesto, aún no se han puesto de acuerdo sobre si se juntarán o no para lo que muchos llaman ya el "dream ticket". Bill Clinton ha vuelto a poner el tema de moda diciendo que una candidatura Clinton - Obama sería "imparable". Obama no había sido muy claro al respecto hasta ahora, pero en una entrevista ha rechazado abiertamente la posibilidad si es que a él le toca ser el segundo nombre del ticket: "No me verás como candidato vicepresidencial".

De propina: Ron Paul ha dejado finalmente la campaña, para gran dolor de sus entusiastas seguidores en Internet. Le vamos a echar de menos, pero esperamos verle regresar tan pronto como a Mike DuHaime, el genio que llevaba la campaña de Rudy Giuliani y se gastó 54 millones de dólares en ganar un delegado y retirarse.

La bola de cristal: si en vuestras casas tenéis Localia y os da curiosidad verme la cara, mañana domingo haré la conexión en directo desde la sede de Izquierda Unida durante el programa especial de elecciones que arranaca a las 19.45

6 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

A mi juicio todo ese ruidod esatado por parte de Hillary sobre una candidtaura Clinton-Obama tiene unna finalidad clara. Saben en Team Hillary que su candidata no será la ganadora en delegados electos, saben que si logra la nominación será, bien gracias a los superdelegados, o bien gracias a alguna maniobra de última hora en relación a Florida Y Michigan


Saben que cualqueira de esos dos casos en los que se podría divisar una nominaicón de Hillary, pueden ser mal recibidos por los seguidores de Obama, o percibidos por el público como modos menos elgístimos de alcanzar la nominaición. En cierto modo, son conscientes de que un escenario que de a Hillary como nominada les obligará a ofrecer la Vicepresidencia a Obama para quedar bien ante todos. Y por eso empiezan a plantearlo desde ahora.

De paso también para aprovecharse de su popularidad. Nos están diciendo que votar a Hillary en las priamrias que quedan, es votar por un ticket "Hillary-Obama".

En cambio, si Obama es nominado, probablemente sería con ventaja tanto end elegados electos como en superdelegados. Se podría discutir si es elc andidatoa decuado, por no haber sidoc apaz de ganar en rgandes estados, etc. Pero no se discutiría su legitimidad, ni su nominación sería tanto producto de maniobras extrañas o pactos detrás de la puerta. Eso hace que Obama, en caso de ser nominado, no tenga esa obligación moral de llevar a Hillary en su ticket.

Cormac Milius dijo...

Obama ya ha dicho que no va a ir de Vp. El marido de Hillary en cambio habla de un Dream Ticket.

Cormac Milius dijo...

Te tocó cubrir a uno de los triunfadores de la noche, eh? XDDD Ay, el voto útil.

Carlos :. dijo...

las pasadas municipales y autonómicas en Madrid me tocó el psoe... partido que toco, partido que hundo.

Akinogal dijo...

See Here or Here

Jordi Coll dijo...

Pues a ver si vas a la convención demócrata al final. xD