martes, 29 de abril de 2008

Adiós momentum

Es difícil definir el momentum, ese estado de ánimo que rodea a una candidatura cuando las cosas le están saliendo bien, cuando las noticias son buenas, cuando la suerte está de su lado. Es complicado describirlo con palabras pero está muy claro cuando se tiene delante. La campaña de Barack Obama ha cabalgado sobre el momentum gran parte de la campaña y ahora, lo ha perdido. Sea por una mala racha, un hartazgo de los medios de comunicación o una conjunción de malas noticias, el caso es que la campaña del Senador está en horas bajas pese a su liderazgo casi inquebrantable en número de delegados.

Hoy los medios están llenos de malas noticias para Obama, o lo que es lo mismo, buenas noticias para Hillary Clinton. El reverendo Jeremiah Wright vuelve al ataque, algunas encuestas le dan la espalda, los columnistas le sacan todos los defectos del mundo... la luna de miel se acabó, los tiempos duros han llegado y es ahora cuando un candidato tiene que demostrar cosas. Desde que hace un mes se dijo que para Hillary era imposible ya ganar, la campaña de Obama ha estado clarísimamente a la defensiva, dejando que su rival se anotara los mejores tantos. Es hora de que deje de comportarse con la educación del vencedor y comprenda que aún quedan primarias por delante y que tiene que jugarse el todo por el todo.

La campaña de Obama aún no ha sufrido ningún cambio de personal, al contrario que la de Clinton. No digo que sea el momento pero si continua la dinámica perdedora, es como para planteárselo.

De propina: Hillary ha logrado un importantísimo apoyo en North Carolina, el del gobernador Mike Easley. Veremos si amenaza así la ventaja de Obama que sigue siendo abultada. El senador por su parte se apunta un nuevo Superdelegado, el senador Jeff Bingaman de New Mexico, con lo que ya tiene más apoyos que Hillary en la cámara a la que ambos pertenecen.

La bola de cristal: Terry McAuliffe, el jefe de campaña de Hillary, dice que habrá nominado para el 15 de junio. Por el bien de los demócratas, que sea cierto.

No hay comentarios: