jueves, 17 de abril de 2008

Debate caliente

No he tenido mucho tiempo para analizarlo, pero parece que Barack Obama salió trasquilado del debate de ayer. Dicen que estuvo a la defensiva, bastante tenso y visíblemente incómodo por las referencias a los comentarios "amargos", su pastor y demás historias. Hablan también las crónicas de Hillary Clinton muy cañera, que no estuvo brillante pero que tampoco le hizo falta porque tal y como están las cosas no perder es una victoria. En Camp Obama hay quejas de que los moderadores le hicieron el trabajo sucio a Clinton pero ya sabéis que yo creo que disparar al mensajero no suele significar nada bueno. Aún así, coincido en que ABC podría haber puesto a moderar a alguien menos comprometido con los Clinton que George Stephanopoulos.

Por otro lado, Obama puede consolarse en el hecho de que ayer no fue un día tan malo. Logró el apoyo de cinco superdelegados más (dos congresistas de Indiana y tres de North Carolina) y el de dos periódico de Pennsylvania. Además, de las tres encuestas publicadas para este estado, dos dan hoy empate técnico y una deja la diferencia en seis puntos. Habrá que ver si el debate tiene algún impacto en estos números.

1 comentario:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

El problema para Obama fue que su persona se ha convertido en tema de debate.

Luego está el hehco de que al ser buen orador, las expectativas para él siempre son altas en los debates. Y eso hace que sean siemrpe difíciles de igualar o superar. Es mejor tener expectativas bajas y hacerlo mejor de lo que la gente esperaba.