miércoles, 23 de abril de 2008

Hillary convence a Pennsylvania


Nueve puntos han dado finalmente la victoria a Hillary Clinton, un ventaja sarcástica porque está justo en el límite con lo que podría haber denominado "una victoria de dos dígitos". La senadora ha ganado contra el dinero y ha demostrado que cada vez que intentan darla por muerta, frustra a sus adversarios. Sin embargo, es obvio decir que esta victoria cambia más bien poco el aspecto general de la carrera y que no ha conseguido ese resultado contundente que necesitaba. Barack Obama sigue en cabeza en número de delegados, en voto popular y en número de estados ganados. No parece además que tampoco esto vaya a cambiar. Si Hillary canta victoria, Obama dice que la senadora ha perdido su última gran oportunidad de marcar diferencias.

Este era un estado a la medida de Hillary. Tenía el apoyo del gobernador, tenía grandes raíces familiares aquí, tenía a sus fieles jubilados en el 2º estado más envejecido de la Unión y a un Obama contra las cuerdas en todas las zonas rurales por el incidente "amargo". Era ciertamente una oportunidad para marcar mayores diferencias. La historia desde Camp Clinton será que Obama no ha sido capaz de acabar con esto, "seal the deal", y tienen razón. El senador tiene mucho que preguntarse en cuánto a por qué, si tiene casi asegurada la nominación, esto no se refleja en el inquebrantable apoyo a su rival. Con todo y con eso, la que empezó arriba y vista como "inevitable" era ella, así que el mismo cuento puede aplicársele.

De propina: la mejor consecuencia para Hillary puede ser una inyección financiera que le hace muchísima falta. Creo que desde ayer han recaudado ya 2,5 millones $, que pondrán gasolina en el tanque para ir un poco más allá.

La bola de cristal: ahora, a hablar de Indiana.

No hay comentarios: