lunes, 28 de abril de 2008

Lincoln-Douglas

Mientras Carolina del Norte e Indiana se preparan para votar la semana que viene, la última polémica del momento es el "reto" de Hillary Clinton. Quiere debatir con Barack Obama sin moderador, los dos solos, en un estilo más conversacional. Lo que se denomina un debate "Lincoln-Douglas" en homenaje a los que mantuvieron el que sería primer presidente republicano y su entonces rival demócrata, peleando por un asiento en el Senado en 1858. Pues bien Obama dice que no, que ni Lincoln-Douglas ni ningún otro tipo, que va a dedicar los últimos días a hacer campaña. Es más que probable que reciba acusaciones de "acobardarse" a las que responderá que el ya había aceptado un debate en North Carolina que Hillary rechazó. Una inteligente jugada por parte de la senadora.

Por lo demás este fin de semana se ha revelado que John McCain usa un jet privado de la empresa de su esposa para viajes de campaña. No parece ser ilegal pero tampoco acorde con su imagen de indomable impulsor de las campañas limpias. En otro orden de cosas, Obama se ha ganado el apoyo de un nuevo superdelegado, ya van 241, Charlene Fernandez de Arizona. Y Hillary ha sufrido la traición de Gabriel Guerra-Mondragon, un importante fundraiser que había recaudado 500.000$ para su campaña y que se va con Obama incómodo por el tono de los últimos mensajes de Clinton y preocupado por su efecto en la elección general.

De propina: el efímero candidato presidencial Fred Thompson ha dicho que no quiere ser vicepresidente, una preocupación menos para John McCain.

La bola de cristal: veremos anuncios a cuenta de la negativa de Obama al último debate propuesto.

No hay comentarios: