jueves, 22 de mayo de 2008

¿Fin?

No, no tan rápido. Parece que se adivina la meta al final del horizonte pero Barack Obama no se atreve a entonar el más mínimo canto de victoria para no dar fuerzas a su rival. Ayer alcanzó la mayoría absoluta en delegados electos y se sitúa a apenas 70 delegados de pasar el límite. Hillary Clinton lo ve, por supuesto, de otra manera. En lugar de fijar el límite de la victoria en 2.025 ella quiere incluir los delegados de los estados invalidados por el partido, Florida y Michigan. Una maniobra que de cualquier forma, tampoco le daría la mayoría pero a estas alturas Camp Clinton ya ha sido rebautizado oficialmente como la cofradía del clavo ardiendo.

Como a Obama ya se les está poniendo cara de ganador, está preparando un acuerdo para sentar en la Convención a Florida y Michigan, un movimiento bastante adecuado de cara a dar batalla en Florida en la general. Favorecido por los aires de victoria, el castañazo que se dio ayer en Kentucky le ha pasado poca o ninguna factura en los medios de comunicación. Las cosas pintan bien en su lado del río, con diez puntos de ventaja sobre McCain en la última encuesta nacional de Zogby, que le da además un apoyo mayoritario entre los independientes que tan bien se le dan a su rival. Hillary casi ha desaparecido de sus discursos y comienza a prepararlo todo para la batalla definitiva. Ya va siendo hora.

De propina: tenemos los datos de recaudación del mes pasado, Obama va muy por delante con 31 millones, aunque ha gastado también mucho. Hillary logró 22, pero su deuda asciende a 21...

La bola de cristal: aunque es pronto todavía, tal vez McCain decida decirnos a quién va a elegir como compañero de viaje y así quitarle algo de protagonismo a los últimos estertores del duelo Obama-Hillary.

2 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

No creo que Obama tenga opciones de victoria en Florida. En Ohio puede tener opciones. Pero en Florida difícil lo veo, salvo descalabro impresionante de McCain en los últimos meses.

En cuanto al running-mate. Creo que Obama si piensa sólo en ganar la elección debería seleccionar a Strickland porque segurmente si no vence en Ohio no gane la Presidencia.

En cuanto a McCain, creo que Tim Pawlenty puede volver a ser favorito porque parece que los sondeos le dan grandes posibilidades de ganar en Wisconsin (un estado que ganaron Gore y Kerry). Pawlenty fortalecería sus números en la zona de los grandes lagos. La otra opción interesante sería John Thune para asegurar todo el Oeste y no permitir a Obama avanzar en esa región. Los swing states del rust belt creo que Mccain los puede ganar por sí mismo (salvo Pennsylvania que no lo necesita).

Jim dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Antxon. La batalla que puede desequilibrar
se va a centrar en Estados como Ohio, Florida, Wisconsin...el área de las Rocosas, el Oeste, y el rust belt.
El desempeño de Obama ante McCain aún es una incógnita.