jueves, 8 de mayo de 2008

Hillary contra la tormenta


Era difícil para cualquier observador pensar que Hillary Clinton se iba a rendir y por supuesto, no lo ha hecho. Está decidida, o eso dice, a aguantar las seis primarias que quedan en el camino. Eso a pesar de que la diferencia que le separa de Barack Obama en delegados, votos y dinero es absolutamente insuperable si no hay un milagro de por medio. Lo dicen los suyos, lo dicen los otros, lo dicen los superdelegados que vuelan a la sombra de Obama y los medios de comunicación que ya empiezan a hablar de "el presunto nominado". Pero Hillary, como hizo Mike Huckabee en su día, quiere agotar las posibilidades.

Está en su derecho de resistir mientras las matemáticas sigan de su lado. Lo que es más cuestionable es su modo de hacerlo. Si su única baza es tratar de agitar la convención, intentar que los Superdelegados vayan contra el voto popular y hundir de forma efectiva cualquier posibilidad de su partido de recuperar la Casa Blanca, entonces merece reproche. Yo creo que no irá tan lejos, pero hoy la pregunta que muchos se hacen es: ¿qué quiere Hillary a cambio de una retirada honrosa y un apoyo inequívoco?

Es probable que no quiera la vicepresidencia, ni Obama dársela. Es demasiado popular para permanecer a la sombra y no tiene las características que el senador de Illinois necesita para darle batalla a John McCain. Eso no quita que Hillary quiera tener algo que decir en la elección del compañero de Obama, probablemente preferirá un anciano que no pueda presentarse dentro de ocho años si es que Obama logra ganar dos veces. Además necesita con toda seguridad dinero. Los Clinton se han gastado 11 millones de su dinero en esta campaña, están hasta el cuello, y la cuenta de Obama podría echarles una mano legalmente para solucionar este problema.

Todas esas cosas están probablemente siendo discutidas en alguna habitación cerrada, pero de cara al público el argumento de Hillary sigue siendo que ella tiene más opciones de derrotar a John McCain en la general y que por tanto, los Superdelegados deben darle la nominación. En sus palabras:

"Tengo una base mucho más amplia para construir una coalición ganadora... El apoyo del Senador Obama entre los trabajadores, los americanos que trabajan duro, los americanos blancos, está debilitándose de nuevo"
Por cierto que en una declaración pública, esa mención a los blancos que trabajan duro me parece aberrante.

De propina: según ha reconocido hoy la campaña de Clinton, los votos de Florida y Michigan ya no bastan para ponerles por delante. Quizás por eso el partido demócrata de Michigan ha elaborado una propuesta para sentar sus delegados dando 68 a Hillary y 58 a Obama, y parece que puede salir adelante.

La bola de cristal: las predicciones esta vez no son mías, sino de las campañas, que han pronosticado cuándo habrá un nominado. Según un asesor de Clinton, el 15 de junio, según uno de Obama, el 20.

5 comentarios:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si no quiere ser Vicepresidenta, una solución beneficiosa para los dos es esta: Hillary decide competir hasta el 3 de junio para hacerse valer y demostrar su poderío, después de lo cual se retira y hace campaña de forma leal por Obama, a cambio de que este, de llegar a Presidente, promueva el ascenso de Hillary al puesto de Majority Leader del Senado.

Con el beneplácito de Clinton, Obama selecciona para la Vicepresidencia al ex Senador Sam Nunn, de Georgia, un hombre de 68 años que nunca ha mostrado ambiciones presidenciales, pero que está considerado como una de las voces más autorizadas del partido en temas de defensa y política exterior (para contrarrestar la experiencia de McCain en ese terreno). Nunn es además un blanco sureño, favorable a la pena de muerte, que puede aportar cosas nuevas a Obama. Obama no necesita de running-mate a una estrella, necesita a alguien serio y respetado, simplemente.

Si sale Presidente Obama, Hillary ganaría protagonismo en el Senado y desde allí colaboraría en la aprobación de la agenda legislativa del Presidente, y en el futuro, en ausencia de un sucesor claro (vicepresidente), ella sería la candidata lógica.

Si Obama pierde en noviembre, y se confirma lo que Hillary ya venía diciendo de los trabajadores, los blancos, Ohio, Florida, y demás... ella automáticamente será la favorita para salir nominada en 2012.

Luego también existe la posibilidad de que no quiera ni la Vicepresidencia , ni unc argo en el liderazgo de la cámara. Y prefiera presentarse a Gobernadora de Nueva York en 2010. Esto sería si Obama es elegido Presidente. Si Obama pierde, Hillary para 2010 ya estaría preparando su candidatura presidencial para 2012.

fredy dijo...

Muy bueno tus escenarios futuribles ANTXON.

Ahora yo pienso algo sobre si ella debe o no renunciar.

Creo que ella debe de TERMINAR su campaña hasta el último dia, ya que los DEMOCRATAS si la quieren a ella (no en vano tiene el apoyo de más del 45% de los electores), además si los democratas realmente quisieran a OBAMA ya lo hubieran elegido hace meses, pero AUN NO HA SUCEDIDO.

No se que pasará realmente en NOVIEMBRE porque eso nadie lo sabe hasta que se llegue ese dia, pero si creo que muchos HILLARYANOS estarán molestos por muchos comentarios que la campaña de OBAMA le hicieron a HILLAY, y mucha gente que está con CLINTON realmente estaba por pasión, amor y convicción, además las MUJERES que realmente tenían la oportunidad (O LA TIENEN), de tener a la PRIMERA MUJER PRESIDENTA en 200 años de democracia, y realmente no se vió tan reflejado.

Ahora ella debe terminar su campaña por respeto y para demostrar a todo el mundo que ELLA SI TIENE HAGALLAS.

En mi ciudad a esto se le dice YA MONTADO EN EL MACHO, HASTA QUE TE BOTE (o sea que cuando te metés a algo debes terminarlo)

BUENO SOLO ESPERO QUE TODO SALGA BIEN,

julian dijo...

el diez de diciembre se dijo aqui el lunes 10 de diciembre de 2007:

"En un plazo de dos meses a partir de ahora, los partidos ya tendrán a sus respectivos candidatos.
Haced vuestras apuestas porque de momento no está muy claro."

Felicito la prediccion y tambien la de los demás pero acá en Arg nos hemos destruido en el arte de la astrologia varias veces.

Igual hace mucho que sigo el Blog y me encanta. Felicitaciones y lo seguire aun.

A Obama le alcanza con menos de la mitad de lo que queda en juego entre electos y superdelegados indecisos. Por ello habrá que pensar en noviembre y si los Tories del nuevo continente tambien hacen pata ancha.

Carlos :. dijo...

Nunn sería perfecto para Obama! Gris, mayor, con experiencia en defensa y política exterior... y no supone ningún problema para las ambiciones de Hillary. Ahí te he visto muy fino, asesor.

Repecto a lo que dice Julián, tiene toda la razón... todas las predicciones iniciales sobre esta campaña se han ido haciendo añicos.

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Nunn sería un perfil tipo Cheney. Un ticket en el que el candidato a Presidente es la estrella, es el campaigner, el gran recaudador de fondos, etc. y que el candidato a VP es más un tipo experto en algunas materias, que más que hacer campaña sobre el terreno, se dedique a ir a programas de entrevistas a hablar más en profundidad de temas concretos de la agenda del candidato.

Es la función que tenía Cheney en las dos campañas de Bush. Precisamente hoy he publicado una entrada sobre cómo se produjo selección de Cheney en 2000.