jueves, 15 de mayo de 2008

John Edwards apuesta por Obama


"Los votantes demócratas de América han hecho su elección y yo también la he hecho". Ha esperado mucho John Edwards, un poquito más y la noticia de su endorsement ni siquiera hubiera estado en la portada, pero se ha decidido. Barack Obama se lleva así uno de los pocos premios gordos que quedan en estas primarias, tal vez con la sola excepción de Al Gore.

¿Ventajas y consecuencias directas? Muy pocas aparte de que los dieciocho delegados que obtuvo Edwards probablemente van a apoyar a Obama. Y poco más. El apoyo tiene, eso sí, un efecto simbólico importante en cuanto a lo que significa de puertas a dentro en el partido: su antiguo rival le ha dado su apoyo porque considera que esto está acabado. No creo que vaya a suponer una revolución en cuanto al "problema" de Obama con el voto blanco trabajador, pero ciertamente no hace ningún daño.

Por cierto en la foto de ayer no estaba la esposa, Elizabeth Edwards. ¿Un último guiño hacia Hillary?

De propina: no es la única mala noticia que recibió ayer la campaña de Clinton. Además de la diaria sangría de Superdelegados, ayer NARAL anunció su endorsement a Obama. Un verdadero golpe para Hillary que el grupo de defensa del derecho al aborto número 1 "pase" de la primera mujer que se presenta a presidente. Obviamente, quieren un caballo ganador.

La bola de cristal: Edwards ha dicho a sus íntimos que "consideraría" una oferta para ser vicepresidente. Yo no lo veo y él mismo no lo prefiere, dice que le llama más el puesto de Fiscal General, como su héroe Bobby Kennedy.

1 comentario:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Edwards sigue siendo una opción interesante para la Vicepresidencia. Pero no creo que lo elija. A obama se le ve demasiaod ego como para seleccioanr al mismo que selecciono Kerry hace cuatro años. Se le ven demasiadas ganas de ser original. Aunque como ha escrito hoy Bob beckel, está secuestrado pro la volutnad de Clinton, porque si esta quiere ir para VP, difícilmente pdorá negárselo.

En cuanto a lo de Fiscal general para Edwards, no sé. Esa posición suele ser recomendable dársela a un jurista de historial intachable respetado por todo el mundo (algún insider de Washington con experiencia en el Departamento de Justicia o en tribunales federales). Especialmente en un primer mandato.

La otra opción es tener un Fiscal general que sea muy leal, alguien muy cercano al Presidente, como era el caso que citas de Bobby Kennedy, u otros como John Mitchell o William French Smith. Pero Edwards no podemos considerarlo una persona cercana, del círculo íntimod e Obama. No lo es. Además es una persona que ha teniedo y tiene sus propias ambiciones políticas. No sería muy de fiar apra un cargo tan sensible. Además sería un blanco fácil al ser una figura tna política. Además ha hecho una campaña muy populista.