domingo, 8 de junio de 2008

La despedida





Todos, incluso sus enemigos más acérrimos, tienen que reconocer que Hillary Clinton se ha marchado de esta campaña con mucha clase. Su discurso ha sido el de una buena soldado demócrata, con más de una decena de peticiones claras y explícitas de apoyo a Barack Obama, además de un sinfín de palabras elogiosas para el que es, ya a todos los efectos, el nominado. Su despedida ha sido demasiado larga para traducirla, pero merece la pena escucharla si entendéis bien inglés.



Todas estas muestras de cariño han sido más que igualadas por un Obama que se ha declarado "emocionado y honrado" de recibir su apoyo y además ha alabado hasta el infinito su campaña "valiente e histórica" que ha roto barreras "para sus hijas y para las mujeres de todos los lugares". Tanto es así, que hoy en la página principal de su web hay un inmenso mensaje de agradecimiento a Hillary, con vídeo de Obama incluido, en el que también ofrecen a los visitantes un formulario para dar las gracias a Hillary también.

Todo es amor, en la casa demócrata (de momento).

De propina: esto sí que es una sorpresa. La Secretaria de Estado del presidente Bush, Condolezza Rice dice. "Como americana, es una gran cosa. Como americana negra, es una gran cosa. Nuestro país es extraordinario, hemos progresado mucho. Estoy muy gratificada, pero no sorprendida".

La bola de cristal: Y ahora... ¿qué va a pasar con Bill Clinton? Para mí que con todo lo que ha pasado no está en condiciones de ejercer de "sabio consejero" del mismo modo que lo hizo en la pasada elección.