jueves, 3 de julio de 2008

Cambios en Casa McCain

Si algo se puede decir de John McCain, es que tiene ojo para os cambios. No habían empezado aún las primarias cuando se cargó a medio equipo de campaña y aún así se apañó para conseguir la nominación. De cara a la general, ha decidido darle otro lavado de cara al equipo empezando por el liderazgo: Steve Schmidt pasa a ser el jefe absoluto de la campaña (por debajo del candidato, por supuesto) y el actual responsable Rick Davis se concentrará únicamente en encontrar un candidato potable para la vicepresidencia. Una decisión que supongo ha fascinado a Davis ahora que puede dedicarse a eso en vez de dirigir una campaña presidencial en 50 estados. Por cierto, parece que junto a él se marcha también su estrategia de dar mucho poder e independencia a las campañas estatales, lo que a la larga puede ser algo bueno para McCain. Es cierto que un énfasis local da muchos puntos a una campaña, pero existe el riesgo de que un candidato con muchos portavoces pueda ver cómo estos se contradicen entre sí.

De propina: el Comité Nacional Republicano prepara su primera batería de ataques televisivos contra Obama. Una inversión de tres millones de dólares para anuncios sobre energía y seguridad.

La bola de cristal: la última encuesta de Gallup muestra una firme ventaja de Obama entre los votantes hispanos, treinta puntos (59%-29%). El mismo día más de cien líderes conservadores cristianos se han reunido en Denver para decidir que van a apoyar a McCain después de todo. AL final, lo que yo digo, cada oveja con su pareja como cada elección.

No hay comentarios: