Archivo del blog

miércoles, 20 de agosto de 2008

El aborto, una vez más

Uno de los temas de todas las campañas ha vuelto estos días a boca de todos. Nadie escapa al debate sobre el aborto, un tema clave de la política de estos tiempos. Entre los republicanos, es casi un pecado capital pronunciarse contra "la santidad de la vida" mientras que para los demócratas es pecado mortal oponerse al "derecho a elegir". Según las encuestas, una mayoría amplia de los estadounidenses esta a favor de que sea legal interrumpir el embarazo durante las primeras nueves semanas en la mayoría de los casos. El problema es que para los que no lo creen así, es un tema de una importancia capital, que puede por sí solo decidir el voto.

Le ha tocado ya a los dos candidatos, aunque la presión de las últimas horas está siendo especialmente fuerte para John McCain . Desde la derecha conservadora le llegan mensajes muy claros acerca de su elección de candidato vicepresidencial. Sonaban y mucho el senador ex-demócrata Joe Lieberman y el ex-gobernador de Pennsylvania Tom Ridge, pero el influyente sector duro del partido no quiere ni plantearse que uno de estos políticos que están a favor del aborto legal sea el compañero de fórmula de McCain. Icónos conservadores como RushLimbaugh ya han advertido bien claro que si McCain va por ahí se quedarán en casa el día de la elección.

Barack Obama también ha estado bajo el fuego por no contestar directamente a la pregunta clave del asunto: ¿dónde comienza la vida? Obama se escurrió de esa bomba en un foro religioso, peor su historial de voto a favor del aborto no admite mucha duda. Volveremos a hablar de esto antes de las elecciones.

De propina: pese a los rumores bien informados, el senador demócrata Joe Biden se ha autodescartado para la vicepresidencia. Ha dicho a los periodistas apostados a la entrada de su casa. "No soy el tipo".

La bola de cristal: Al Gore hablará la última noche, probablemente para presentar a Obama. Y lo contaremos en directo.

1 comentario:

Santiago Chiva de Agustín dijo...

Es curioso y contradictorio que en Estados Unidos, los candidatos demócratas católicos (Ferraro en 1984, Kerry en 2004 o Biden ahora en 2008) sean pro abortistas. Y también que el único paso adelante en el derecho a la vida del no nacido lo haya dado un no católico, George Bush. Este presidente no es precisamente mi ídolo, pero prohibió uno de los tipos de aborto más evidentemente cruento, el llamado aborto por nacimiento parcial, es decir, provocar el parto en los últimos meses de embarazo, matar al bebé destrozándole el cerebro antes de sacar el cuerpo completo para no caer en el delito de infanticidio, algo que era puro nominalismo para justificar lo indefendible. McCain parece haberse inclinado por ser un candidato pro-vida. Creo que cuanto más clarifique esta postura, más votos sacará. La postura pro-aborto, combinada además con circunloquios de que el aborto es malo pero que es peor que sea ilegal, es cada vez más difícil de defender. Saludos, Santiago Chiva, Granada (España)