Archivo del blog

jueves, 28 de agosto de 2008

Esperando a Bill Clinton


Hace cuatro años, el estadio casi se vino abajo cuando Bill Clinton subió al escenario de la Convención Nacional Demócrata de Boston que suponía la coronación de John Kerry. Todos adoraban a Bill, el único presidente demócrata reelegido en el cargo desde 1964. No es para menos, a los demócratas la Casa Blanca no se les ha dado muy bien en los últimos cuarenta años y el apellido Clinton era un sinónimo de éxito.

Esos tiempos han cambiado y aunque hoy entrará en el Pepsi Center entre el cariño de sus compañeros de partido, su figura ha perdido muchos enteros durante las primarias. Es extraño ver como el nombre de su mujer ha crecido tanto mientras que el suyo ha perdido ciertos prestigio al convertirse en el perro de presa de su campaña contra Barack Obama en varias ocasiones. Seguro que en el fondo de su corazón, lamenta no haber podido conservar su aura de ex-presidente, por encima del bien y del mal y de las luchas intestinas. No hay por eso que esperar menos de él, Bill Clinton sigue siendo Bill Clinton y si hoy se lo propone, puede hacer arder el escenario. No sería la primera vez.

No hay comentarios: