Archivo del blog

lunes, 25 de agosto de 2008

Mucha, mucha policía


El centro de Denver está absolutamente tomado por la policía, no puedes dar un paso sin encontrarte con alguno de los cinco mil policías que, se calcula, patrullan las calles estos días armados hasta los dientes. Están presentes una decena de cuerpos policiales diferentes, a los que se ha unido el ejército,de modo que es imposible que alguien en la tentación de delinquir no tenga un uniforme cerca. Esta autentica obsesión con la seguridad tiene su culmen en el Pepsi Center. Si toda la ciudad parece un fortín, el estadio es directamente el Cuartel General. El Servicio Secreto, encargado de la seguridad de las grandes personalidades oficiales, controla absolutamente todo. Llevan preparando el dispositivo quince meses. Para entrar, aparte del cacheo y el arco de metales, es necesario llevar en las manos el portátil abierto, por si ocultas en la tecla control una bomba de última generación.

Uno podría pensar que cuando estás dentro la cosa se relaja pero en absoluto. Las inevitables credenciales de colores señalan hasta que punto te está permitido entrar y, por supuesto, si un agente te ve con cara de despistado en una zona poco concurrida, se acerca a ti y comprueba que estás autorizado. A mí me pasó ayer.

Y todo esto a pesar de que Obama no está todavía en la ciudad, cuando llegue no me lo quiero ni imaginar.

No hay comentarios: