lunes, 15 de septiembre de 2008

El fin de semana de las mentiras

La falsedad ha sido el gran tema político de los últimos días. Después de ser "cazada" en una serie de inexactitudes, la campaña de John McCain intenta poner freno a cierta imagen de Pinocho que se lleva dando de ella unos días. Primero en la portada del New York Times, que recuerda los famosos comentarios del cerdo con pintalabios o la acusación de que Barack Obama apoyaba la educación sexual en guarderías (en realidad se trataba de prevención contre pederastas). Anuncios de televisión, declaraciones de su compañera Sarah Palin... todo ha hecho una pequeña montaña que ha sido blanco de las críticas este fin de semana que ha vivido su culminación con las declaraciones de Karl Rove, el asesor del presidente Bush más experto en tirar barro a los rivales, que ha dicho que "algunos anuncios de McCain no pasan el test de 100% verdad".

La mentira es una moneda de cambio común en política y a Obama le han cogido desde luego en varias exageraciones manifiestas. Lo que tal vez significa esto en realidad es que después de un cuarto de siglo en que los republicanos han barrido a los demócratas en el campo de la publicidad negativa, tal vez estos han encontrado un modo de defenderse. Si Obama quiere ganar necesita sobreponerse a los ataques swiftboat que tanto ayudaron a hundir a John Kerry hace cuatro años.

De propina: Obama ha recaudado 66 $ millones en agosto, récord absoluto, y lejos de los 47 de McCain. Tiene que mantener el entusiasmo para que su decisión de "pasar" del dinero público no le perudique.

La bola de cristal: Lehman Brothers va a la quiebra y Merril Lynch se vende barato. Son dos de los mayores bancos de inversión del mundo y su importancia para la economía estadounidense y mundial es enorme. Vamos a hablar mucho de economía esta semana.

2 comentarios:

francisco dijo...

Muy complicada situación económica, se desplomo el crudo, bajó el Euro (subio el dolar) y los estados mas perjudicados son los de Oeste.

Carlos :. dijo...

corren malos tiempos... habrá que ver el desempleo