miércoles, 3 de septiembre de 2008

"Estoy aquí para apoyar a John McCain porque el país importa más que el partido"


El autor de la frase es Joe Liberman, senador independiente por Connecticut, ex-demócrata y, para más INRI, ex-candidato demócrata a la vicepresidencia acompañando a Al Gore. Han pasado tantas cosas en sólo ocho años. Cuántas otras podrían haber cambiado para el país y para Lieberman con sólo unos pocos votos en Florida. Pero aquí le tenemos: delante de un auditorio agradecido, apoyando a un viejo amigo y muy lejos de su partido de toda la vida.

Joe Lierberman ha sido la estrella de la Convención Republicana que por fin ha recuperado la normalidad tras el pasdo del Huracán Gustav. Un senador y ex-candidato nacional es todo un fichaje para una deserción a gran escala, casi mejor que la gobernador como Zell Miller en 2004. Barack Obama sólo presentó a un ex-congresista republicano en la Convención demócrata y Lieberman ha hecho en cambio el pase completo, con reunión incluida con la estrella del momento la candidata a vicepresidenta Sarah Palin. Está comprometido con la causa.

"Toda la vida de John McCain da testimonio de una gran verdad: ser demócrata o republicano es importante, pero no es más importante que ser americano"
Ahí queda. Ahora bien, no sale gratis. Los demócratas amenazan con quitarle la presidencia de comisión que tiene. Supongo que todo depende de que no necesiten su voto para lograr la mayoría tras la renovación del Senado en las elecciones.
De propina: McCain se ha visto hoy con la hija de Sarah Pallin, Bristol, y con su prometido y padre de su futuro hijo. Ahí es nada.

La bola de cristal: en unas horas tendremos a varios pesos pesados en el escenario: Rudy Giuliani, Mitt Romney (que atacará a Michelle Obama) y la estrella por supuesto será Sarah Pallin, que ha recibido incluso clases con asesores de Bush.

No hay comentarios: