viernes, 5 de septiembre de 2008

Palin conquista St. Paul


Estaba entre los suyos. Aunque el discurso de Sarah Palin no hubiera sido bueno, que lo fue, hubiera dado igual porque los delegados republicanos están tan encantados con ella y tan prestos a defenderla que la noche de ayer hubiera sido un éxito igualmente. Pero es que además lo hizo muy bien y en eso coinciden casi todos.

Un discurso bien escrito y bien pronunciado, con todo el contenido que querían escuchar los conservadores, todos los ataques a Barack Obama y todos los planos televisivos de su encantadora familia. Un éxito completo especialmente, o tal vez a causa de que, las expectativas estaban bajan y la gobernadora de Alaska cumplió estupendamente con la misión de la noche que era presentarse al público, calentar el ambiente y no cometer errores. La presentación de su familia y su pasado fue particularmente encantadora y dejó un par de estocadas memorables.

"Antes de ser gobernadora de Alaska, fui alcaldesa de mi ciudad natal. Y como nuestros oponentes en esta elección presidencial hacen de menos esta experiencia, déjenme explicar en que consiste el trabajo. Creo que el alcalde de una ciudad pequeña es algo así como un 'community organizer' (lo que hizo Obama en Chicago) pero con verdaderas responsabilidades. Podría añadir que en las pequeñas ciudades no nos gusta la gente que alaba a la gente trabajadora cuando escuchan y luego hablan de cuán amargamente se recurren a la religión y a las armas cuando no les están escuchando (declaraciones de Obama)"

Los golpes a Obama fueron muchos y efectivos, pero tal vez lo mejor del discurso fue la encendida defensa de su ahora jefe John McCain. Mucho mejor de la que hizo Joe Biden de Obama en la convención demócrata. Y con más éxito, porque el discurso de Sarah Palin lo vieron 37.2 millones de personas, sólo un millón por debajo del de Obama y muchos más que el del vicepresidenciable demócrata. Ahí queda eso.
De propina: Palin movilizó ayer a la base republicana... y a la demócrata también. Durante el discurso y las horas siguientes Obama consiguió 10 millones $ en donaciones. Los republicanos, un millón.

La bola de cristal: ayer fue día de discurso también para Giuliani, Huckabee y Romney. Tres ex-candidatos de los que sólo se salvó el primero. Ya están preparando la aventura en 2012.

No hay comentarios: