lunes, 6 de octubre de 2008

En negativo

Desempolven sus cascos y sus espadas, señores, porque los próximos 29 días van a ser duros. La campaña de John McCain ha decidido que ya va siendo hora de dejar de hablar de economía, que es un tema que no les beneficia nada, y trasladar el debate a otra materia más suculenta: el carácter. En los próximos días veremos expuestas en anuncias las relaciones de Barack Obama con ciertas personas poco recomendables para un político, como Tony Rezko y William Ayers. McCain va a dejar la línea condescendiente de "no está preparado" y a quitarse los guantes para provocar una auténtica pelea de barro.

Resulta que ante la crisis y el efecto Palin ya no valen sólo la experiencia y el pasado de prisionero de guerra. Por eso señores, conozcan al nuevo protagonista de la campaña:

  • Bill Ayers: aunque actualmente es profesor de universidad, Ayers es más conocido por su participación activa en el grupo de extrema izquierda Weatherman, responsable de varias bombas en los años 60 y 70 incluso contra el Congreso y el Pentágono. Lo cierto es que no causaron más víctimas aparte de algunos de los propios militantes que las preparaban, pero Ayers nunca ha sido demasiado explícito en su arrepentimiento. Ayers coincidió con Obama en el consejo de una organización anti pobreza de Chicago y en un proyecto municipal de mejora de escuelas, pero tenía ocho años cuando las explosiones se produjeron. Su rival Sarah Palin, sin embargo, lo veía así:
    "[Obama] no es un hombre que vea América tal y como ustedes y yo la vemos. La vemos como la fuerza del bien más poderosa del mundo... Nuestro oponente sin embargo es alguien que ve a América tan imperfecta como para andar por ahí con terroristas que pondrían en el objetivo a su propio país"
En la misma frase mezcla le llama elitista y colaborador del terrorismo, guau...

También hablarán por supuesto de Tony Rezko, actualmente en prisión por fraude y soborno, que fue durante años uno de los más importantes apoyos demócratas en Illinois. Su dinero ayudó entre otros a Barack Obama en sus aventuras políticas y, según determinadas informaciones, le consiguió una ganga en la compra de su casa. Todo esto antes de caer en desgracia, por supuesto.

McCain ha decidido volcar el cubo de la basura y Obama está dispuesto a responder, no sólo intentando mantener el foco en la economía sino también con su propia andanada de ataques. En concreto va a explotar la vinculación de McCain con la trama de corrupción de los "Keating Five" que acabó con varios congresistas en prisión y con el actual candidato republicano dando explicaciones al Comité de Ética de la cámara.

Vamos a ver muchos golpes.

De propina: una encuesta del Columbus Dispatch pone a Obama siete puntos por arriba en Ohio. Suena un poco estridente pero se trata de una buena noticias para los demócratas después de que McCain haya dado por perdido por ejemplo Michigan.

La bola de cristal: ¡nos queda menos de un mes! y ya llevamos casi dos años. Para mí que después de las elecciones inventaré algo para mantener el blog aunque claro... habrá que cambiar el nombre.

4 comentarios:

francisco dijo...

Las palabras de Palin son muy naif, que el mayor efecto de esa retorica lo causará en la gente que ya decidió votar por McCain.
Pero mas alla del error retorico sobre su pais como "el bueno de la cuadra" el caso Ayers puede causar daño.

Solo que la economia no se aparte del debate ni un momento, cuando todo parecia disiparse hoy ha sido un dia tan malo como el anterior al rescate, acentuado por caidas del 15 en Brasil y caos en el mundo, que van a llevar mas problemas a EEUU.

Carlos :. dijo...

Aunque la economía va desastre tras desastre, lo cierto es que Bill Ayers y los Keating Five tienen mucho más "morbo" y habrá ganas de escribir sobre ello... aunque proclamen mucho la ética, a los medios les encanta un buen escándalo

Saül Caballero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Saül Caballero dijo...

No conozco bien el estímulo que lleva a votar al americano demócrata, republicano o indeciso... pero aquí en España, cuando se levanta la mierda, tiende a generar desánimo entre los votantes.
Sobretodo en los de izquierda...

¿Cómo valorais que reaccionará el electorado?

PD: pensaba que Obama no iba a entrar al trapo...