jueves, 2 de octubre de 2008

Esperando a Sarah


Vaya título propio de comedia romántica que me ha quedado... oye, pero bien cierto. Hoy los ojos del mundo están puestos en la inclasificable candidata republicana a vicepresidenta, Sarah Palin. Hoy por la noche se las verá sobre el escenario con su contrincante Joe Biden, pero nadie habla del senador de Delaware, sólo de cómo lo hará Palin. Internet está hirviendo de expectación porque la verdad es que últimamente no anda muy lucida. Su ronda de entrevistas con Katie Couric la ha dejado en mal lugar, tanto que incluso algunos de sus valedores en la derecha están planteándose si no sería mejor dejarla en el camino.

Mal pinta la cosa para los demócratas... Tal cual están sus expectativas, si Palin consigue no tropezarse con el atril ya será entendido como una victoria. La gobernadora ha llegado lejos y nadie debería tomar por segura una paliza de Biden, no me lo parece. Otra cosa es que el debate se convierta en una discusión de las cualificaciones de ambos, una parcela que Biden tiene ganada. Eso sí que la pondría en aprietos porque su truco de autodenominarse "el cambio contra más de lo mismo" no va a funcionar muy bien mientras su jefe sea McCain. La marca del cambio ya tiene dueño esta elección y es tarde para cambiarlo.

Según una encuesta el 51% de los estadounidenses cree que Sarah no está cualificada para la presidencia, un porcentaje escandalosamente alto en comparación con el 37% que sí lo cree. Los estrategas republicanos quieren usarla para "asegurar" las bases y la van a mandar a programas de televisión más amables y a actos menos encorsetados. A pesar de esto, esta noche se la juega frente a Biden. Que tenga cuidado el senador en ganar, pero no arrasar: todos los comentaristas coinciden en que no le interesa una actitud condescendiente frente a una mujer, cuando el electorado aún tiene presente que Obama le quitó a Hillary la nominación.

Muchas cosas que observar esta noche en St.Paul, Minnesota. La polémica de hecho, ya ha comenzado. la presentadora Gwen Iffil de PBS está recibiendo críticas a su imparcialidad porque prepara un libro sobre Obama. Parece que la primera moderadora afroamericana que tendrá uno de estos debates está gafada: hace pocos días se hizo un esguince en el tobillo.

De propina: el último mapa electoral de CNN pinta las cosas bien para Obama, con avances en varios estados clave que también reflejan los números de Quinnipac.

La bola de cristal: yo apuesto por un empate en el debate, con Palin reforzada.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Palin ganará el debate, es que sí con solo no equivocarse, ya lo tiene ganado y es la estrellita de los medios pues ya lo tiene muy facil.

Carlos :. dijo...

Hombre lo de estrellita según se mire. Ha despertado mucho interés pero le han dado una buena manta de palos

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Si sale a demostrar lo mucho que se ha preparado estos dáis, y que sabe más que Joe Biden, puede salir mal parada. Palin debe comportarse como una Gobernadora de Alaska. Es lo que a la gente le gusta.

Fredy Castellón dijo...

Pues a mi me pareció una exelente participacin (con no meter la pata hizo mucho).

Además se mostró como una NORTEAMERICANA promedio, hablando en su mismo idioma con un lexico no rebuscado.

Fue muy interesante la manera en que contestó sobre le tema de los matrimonios entre homosexuales, dijo que NO estaba deacuerdo en la REDEFINICION del Matrimonio pero si apoyaba las cuestiones de jsuticia de la igualdad (pienso yo que es algo como la ley de convivencia del DF de México), respuesta que creo puede convencer a muchos conservadores y liberales moderados (los que están mas cerca de la neutralidad), porque no es un posición TAJANTE.

Además el Norteamericano promedio tampoco sabe mucho de política exterior (hay estudios que dicen que cerca del 65% de los norteamericanos no ubican al ESTADO DE NEW YORK en el mapa).

Esperoemo a ver que pasa en los siguientes dias.

PD.
Me alarma que la mayoría de los Estados del Sur no piensen votar por lo democrtas (se supone que es el bastión de los afros).

Anónimo dijo...

En USA pasa como en España, que cada uno bota a quien bota aunque no pare de cagarla. Aquí con el paro más alto desde el Gran Aznar, la gente votará nuevamente al inutil de ZP, y se convencerán a sí mismos de que en realidad el inocente de Rajoy es un Naci. En USA tienden a ser Republicanos, y se buscarán la excusa para decir que en realidad el demócrata es un maltratador. Ya veréis en la prensa de hoy...