lunes, 13 de octubre de 2008

Mal fin de semana para Palin, bueno para la cordura

A la candidata vicepresidencial le han dado un revés. El panel bipartito del Parlamento de Alaska ha coincidido con el instructor en que Sarah Palin abusó de su poder y que presionó a su Comisionado de Salud Pública Walter Monnegan. La negativa de éste a despedir al ex-cuñado de Palin fue si no la única razón, sí una de peso en su propia destitución. El ex-marido de la hermana de Palin era un policía de Alaska con el que mantenía un agrio divorcio. A pesar de esto, el panel considera que la gobernadora no rompió la ley.

Esto era una historia fea desde el principio que Palin puede ahora dejar atrás. Ella dice que el informe la exculpa de cualquier comportamiento no ético, lo que yo discuto, pero en fin. Aunque el proceso no ha terminado y ahora debe pronunciarse la Junta Estatal de Personal, todo hace pensar que el tema no dará mucho más de sí. No ha sido un buen fin de semana para ella, ayer le tocó aguantar una buena rechifla al hacer el saque de honor de un partido de Hockey...

En cuanto a la segunda parte del título, eso de "bueno para la cordura", es porque a John McCain le tocó el inusual papel de defensor de Barack Obama este fin de semana. Con tanto rumor corriendo por ahí, tuvo que ser el candidato republicano quien metiera en vereda a varios simpatizantes republicanos. Para ser más exacto, en uno de esos townhalls en los que la gente le pregunta, McCain se vio obligado en dos ocasiones a hacer "puntualizaciones".

La primera vino cuando una señora dijo que estaba asustada de traer un hijo al mundo durante una presidencia de Obama, y el senador apunto que su rival "es una persona decente y no alguien de quien deban asustarse". Otra mujer se refirió a Obama como "árabe" y de nuevo McCain la corrigió, "es un decente hombre de familia con el que tengo algunos desacuerdos en temas fundamentales y ése es el asunto de esta campaña". Aquí podéis ver el segundo intercambio.



Fuera esto un genuino arranque de honorabilidad o un gesto político calculado ante las últimas críticas, lo cierto es que honra a McCain y a su campaña.

De propina: a la baja en las encuestas, la campaña de McCain intenta un nuevo argumento para convencer a los votantes: los beneficios de un gobierno dividido (Congreso demócrata y Casa Blanca republicana).

La bola de cristal: cada semana deberían encerrar en una jaula a los lugartenientes de Obama y McCain, David Axelrod y Rick Davis, y dejar que se dieran caña como ayer en Fox News Sunday. El problema es que creo que alguno mataría al otro al segundo fin de semana.

1 comentario:

Rekontankaun dijo...

Bravo Carlos, al fin un blog que da cuenta de los abusos de poder de esta honorable señora de principios tan rancios y decentes en este país.