jueves, 16 de octubre de 2008

Tras el último cara a cara

Barack Obama y John McCain tuvieron ayer el último y más interesante de sus debates. El candidato republicano llego con toda la artillería, tal y como le pedían los suyos. Habló de Bill Ayers, del supuesto fraude electoral de ACCORN, de impuestos, falta de experiencia, aborto... no se dejo nada y tal vez debería haberlo hecho porque fue una actuación un tanto atropellada. Con todo y entre tanta crítica, su mejor logro de la noche fue una frase que tal vez debería haber ideado mucho antes.

"Senador Obama, no soy el Presidente Bush. Si quería haber competido con el presidente Bush debería haberse presentado hace cuatro años"
Frente a todo esto, Obama permaneció frío. Algo aprendió de los trescientos debates con HillaryClinton y los demás. No perdió los nervios, no resopló y se mantuvo en su línea de seguro médico para todos y recortes de impuestos a la clase media. En mi opinión le funcionó y así lo creen también los encuestados.

CNN: Ganó Obama 58%; Ganó McCain 31%.
CBS (sólo indecisos): Ganó Obama 51%; Ganó McCain 22%.

El formato de doble pantalla, que permitía ver la reacción de un candidato a las respuestas de su rival, no beneficiaba a McCain. Estaba muy dispuesto a interrumpir, gesticular, impacientarse y revolverse... no quedaba demasiado bien.

Con todo, el ganador indiscutible del debate estaba muy lejos del escenaria, en Ohio. "Joe el Fontanero" ha saltado a la fama después de que McCain le introdujera en su argumentación. Joe se acercó a Obama tras un acto y le dijo que con su plan (que eleva los impuestos a los que ganan más de 250.000$ al año) no podría comprar el negocio de fontanería en el que trabajaba. McCain le puso de ejemplo y creo que Joe está recibiendo llamadas de todos los programas de televisión del país aunque no ha querido decir a quién va a votar: "eso está entre yo y el botón". La campaña de McCain le está dando mucha caña así que a nadie debería extrañarle un cambio de opinión.

De propina: la última ocurrencia de Jesse Jackson es ir diciendo por ahí que la victoria de Obama reducirá el apoyo de Estados Unidos a Israel... a nadie se le escapa que habla mucho y sin fundamento pero me pregunto si su hijo, congresista y alto cargo de la campaña, no decidirá finalmente matarlo.

La bola de cristal: Obama retira personal de Michigan porque cree que ya está ganado y se lo lleva a Indiana y a North Carolina. McCain abandona Wisconsin y Maine para centrarse en lugares donde puede ganar. De aquí al día de las elecciones las campañas tendrán que tomar muchas decisiones difíciles como estas porque el dinero se acaba y hay que emplearlo bien.

No hay comentarios: