Archivo del blog

lunes, 17 de noviembre de 2008

Obama hace las paces

¡Basta de luto profesional! Lo que tenga que ser será y ya estamos de vuelta con el blog. Gracias por todos los comentarios y correos de apoyo, sois los mejores.

El presidente electo Barack Obama sigue adelante con el diseño del equipo que va a ayudarle a dirigir el país. No se han anunciado aún los grandes nombres, a excepción del jefe de gabinete Rahm Emanuel, pero se prepara una buena... cuando escuchamos los primeros rumores de que Hillary Clinton pudiera hacerse cargo de la secretaría de Estado, ninguno le dimos credibilidad ninguna. Nos dijimos que un regalo como la política exterior era decididamente más de lo que Obama querría darle a Clinton, y que un puesto en el gabinete era bastante menos de lo que Clinton quería aceptar. Parece que nos equivocamos.

El equipo de transición está investigando las oscuras finanzas del ex-presidente Bill Clinton y todo indica que Obama ofrecerá y que Hillary aceptará. Cuánto han cambiado las cosas desde que se estaban sacando todos los trapos sucios en los debates de primarias. Pero, ¿por qué?

  • Qué necesidad tiene Obama de meter al enemigo en casa, de poner en su gabinete a una figura que le puede hacer sombra y qué, como mínimo, tendrá su propia agenda y sus propias prioridades, que no siempre van a coincidir con las del presidente. Lyndon Johnson ya intentó la "cohabitación" con Bobby Kennedy y aquello no salió muy bien. Además nada menos que en la secretaría de estado, tener al lado en todas las cumbres a la mujer que ha machacado siempre con que tiene más experiencia que tú en política exterior.
  • Qué necesidad tiene Hillary de aparcar ocho años sus ambiciones, de cambiar su libertad de movimientos como una de las senadoras más importantes por participar en un proyecto que no es el suyo. Mientras esté en la cámara nada le impide criticar a Obama cuando lo merezca o las circunstancias sean propicias, pero aceptar Estado le supone encadenarse a sus políticas y renunciar a tratar de arrebatarle la nominación si las cosas van desastrosas en los próximos cuatro años.
Nadie lo entiende pero está sucediendo ante nuestros ojos. Debe ser la cercanía de Acción de Gracias y Navidad, que han llenado de bondad y buenos deseos el corazón de Obama. Hoy, sin ir más lejos, va a reunirse con John McCain. Si sigue haciendo las paces con todos sus enemigos tradicionales no le va a quedar más remedio que conseguirse otros.

De propina: los partidos perdedores siempre tienen que purgarse a sí mismos, así que parece que vamos a tener una dura batalla en el caucus republicano del Congreso para ver quién se queda con lo puestos directivos. No faltan candidatos...

La bola de cristal: Obama ha renunciado oficialmente al puesto de Senador por Illinois, ¿dónde estaría el presidente electo si hace tre años este estado no le hubiera enviado al Senado? No estaría en la Casa Blanca, eso seguro.

1 comentario:

Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Lo de dar Estado a Hillary es un inmenso error. Puede quedar bonito al principio, pero eso no aporta nada. Obama está en su momento cumbre, no necesita escenificar ni hacerse fotos.

Se está poniendo límites, y está dando a la prensa un asunto de entretenimiento que tarde o temprano saldrá, sobre suspicacias de unos y otros, choques entre gente de Obama y el Departamento de Estado. A la prensa le encanta hablar de esos culebrones, y hacer montañas de pequeñas cosas. Hablar de grupos y sectas dentro del Gabinete, los de Chicago, los de Clinton... Es un error.

Existe una regla no escrita que dice que nunca nombres Secretario de Estado a una estrella (de la política electoral) con ambiciones políticas, creerá que es el Presidente para Asuntos Exteriores, una especie de vicario del Presidente, que está por encima de los demás.